Francia: menos siniestralidad, seguros más baratos

Las aseguradoras francesas han decidido que el descenso en la siniestralidad en las carreteras galas merece un premio: bajarán las tarifas en un 5 por ciento.

La política de lucha contra la violencia vial en Francia puede reportar los primeros beneficios al bolsillo de los conductores galos. Y es que las aseguradoras de este país, viendo el descenso de la siniestralidad en la carreteras francesas, han decidido bajar las primas para este año y el siguiente en un 5 por ciento. La primera compañía que ha anunciado la bajada en sus tarifas ha sido Maaf-MMA, que ha señalado que aplicará una reducción retroactiva de sus primas de este año del 5 por ciento. A esta iniciativa se ha unido Banques Populaires, que ha optado por la misma rebaja y que promete acciones similares en 2005. El resto de compañías han indicado que octubre y noviembre son los meses en los que se anuncian las tarifas para ejercicios venideros, pero han reconocido que la competencia en los precios podría obligarles a anunciar reducciones en las primas con anterioridad. Este descenso en los precios responde a un endurecimiento de la competencia en el sector asegurador francés, aunque también tiene mucho que ver con el descenso de la siniestralidad en las carreteras galas, del 25 por ciento de media entre 2001 y 2003. Esto se ha logrado gracias al refuerzo de los controles de velocidad y al aumento de la disciplina en materia de seguridad vial, según aseguran. Por su parte, la patronal de las aseguradoras francesas ha reconocido que el número de accidentes en carretera había caído, pero el coste de los siniestros, materiales y corporales, había aumentado en un 4 y un 10 por ciento, respectivamente. Otra forma de ahorrar en el seguro del coche es demostrando que nuestra actuación al volante es lo más prudente posible. Ésta será la misión de aparatos como el que está probando la aseguradora británica Norwich Union.

Se trata de un pequeño dispositivo que se encarga de registrar el recorrido completo de un vehículo, el tipo de conducción que realiza su conductor y la velocidad que lleva. Esta información se transmite, a través de ondas radioeléctricas, a la aseguradora que realiza facturas mensuales personalizadas. Paga más, de esta manera, aquél conductor que rebasa los límites de velocidad, realiza una conducción agresiva, transita por carreteras en mal estado o conduce fines de semana por la noche.