Francia lanza una campaña contra la mezcla de conducción y alcohol

Es mucho más suave que otras campañas ya realizadas, pero en Francia están convencidos de que no sólo los alcohólicos son un peligro en la carretera. Es más, según el médico que ha ayudado a proyectar los nuevos anuncios, "el riesgo llega mucho antes que la borrachera".

Ya está en las televisiones de Francia: un conductor en un coche en forma de botella de vino nos ofrece su particular visión borrosa de la realidad. Nada de realismo, nada de imágenes de choque...

Con este mensaje, los servicios de la Seguridad Vial de Francia quieren demostrar que no es necesario que el conductor se encuentre en una situación de embriaguez pronunciada para presentar un riesgo. "Esta campaña es más suave en apariencia que otras, porque queremos que todo el mundo se sienta aludido y queremos evitar la reacción de gente que diga, frente a un alcohólico profundo, no he llegado tan lejos todavía", ha asegurado Philippe Batel, el médico del hospital Beaujon de Clichy-la-Garenne que está detrás de estos anuncios.

Si quieres saber cómo ha tratado la DGT este tema en nuestro país, no te pierdas este

Untitled Document

reportaje sobre alguna de sus campañas más famosas.

La siniestralidad en la carretera, una de "las causas nacionales" en Francia
El presidente francés, Jacques Chirac, ha asegurado que la lucha contra la siniestralidad es una de las "causas nacionales" del país. En concreto, el alcohol es la principal de muertes en carretera: el 32,4 por ciento de los muertos en accidentes de tráfico están relacionados con el consumo de alcohol, es decir, provoca cerca de siete fallecimientos al día.

Por eso, el Gobierno galo estudia la reducción del tope de alcoholemia permitido, pero también la realización de controles de velocidad más estrictos, que podrían ir acompañados de una readaptación de los límites, en particular en autopista.