Francia apuesta por una automoción limpia

El Ejecutivo francés ha esbozado un ambicioso plan de fomento del transporte ecológico y un aumento del precio del gasóleo.

Francia apuesta por una automoción limpia
Francia apuesta por una automoción limpia

La ministra de Medio Ambiente, Roselyne Bachelot, ha adelantado una importante modificación en la "tributación de los automóviles particulares en función de sus emisiones contaminantes", que podría entrar en vigor en 2005.

Este proyecto fiscal está aun en ciernes y podría materializarse en descuentos por la compra de vehículos de bajo consumo, por ejemplo los que utilizan como combustible gas de petróleo licuado (GPL) o que recurren a la energía eléctrica. Bachelot también baraja otras opciones como la de penalizar a automóviles que consuman por encima de la media.

El anuncio ha coincidido con la subida del precio del gasóleo de automoción para particulares en 2,5 céntimos de euro litro, con la que el primer ministro francés, Jean Pierre Raffarin, pretende financiar sus trenes de alta velocidad. Este incremento supondrá para las arcas nacionales una recaudación adicional de 800 millones de euros.El propio Raffarin ha avanzado también que el Ejecutivo movilizará todos los recursos y medios necesarios para favorecer la investigación y desarrollo de automóviles respetuosos con el medio ambiente y situar a Francia a la cabeza mundial en este apartado. Para ello, aseguró, triplicará la ayuda pública en I D de vehículos no contaminantes, destinando una partida suplementaria de 31 millones de euros en 2004.

Con esta inyección económica el gobierno se ha planteado varias metas. Así, pretende que, a finales de 2004, sumadas las partidas pública y privada, la inversión en I D alcance los 155 millones de euros.

Otro objetivo radica en que en los próximos años el 5 por ciento del parque automovilístico nacional esté compuesto por automóviles con motores eléctricos. En la actualidad, algo más del 50 por ciento (17 millones de unidades por 35 millones totales) de los vehículos que circulan por Francia son Diesel.