Ford vuelve a los orígenes

Ford no sólo ha buscado una cabeza de turco con la destitución de Jaques Nasser. La marca del óvalo, a partir de ahora presidida por el biznieto de su fundador, pretende cambiar de rumbo. El propio William Clay Ford, en su "investidura" como máximo responsable de la compañía, ha advertido que "todo estará sujeto a revisión". Ford sufre el peor bache económico de toda la década y mira al pasado con nostalgia; no es de extrañar que uno de los "objetivos prioritarios" de la firma sea volver a hacer las paces con Firestone.

William Clay Ford llega a la presidencia de Ford con un duro reto: sacar a la marca del óvalo de la peor crisis económica de la década. Para comenzar, ha atado corto a Nasser: el ejecutivo ha recibido uno de los acuerdos de retiro más generosos de la historia.

El objetivo es que este ejecutivo no se pase a la competencia, concretamente a Chrysler, y se lleve consigo los secretos de la compañía. Además, los métodos de saneamiento con los que consiguió el apodo de "Jacques el Cuchillo" siguen vigentes.

Bajo la presidencia de un nuevo miembro del clan Ford, el automovilista continúa los recortes de gastos iniciados en la época Nasser: despedir a 5.000 empleados administrativos y reducir a la mitad la distribución de dividendos a los accionistas.

Eso sí, la revolución Ford va más lejos. Según William Clay, "todo estará sujeto a revisión, ya que no tiene sentido mantener operaciones que no son rentables".

Alianzas de familia
La guerra abierta con el escándalo Firestone está a punto de finalizar. En mayo de 2000, la Agencia Federal para la Seguridad del Transporte en EEUU ordenaba retirar varios millones de neumáticos fabricados por Firestone e instalados en vehículos Ford. Se ponía en jaque a la compañía de neumáticos, se asentaba un duro golpe económico y de imagen al automovilista y se rompía las relaciones que ambas compañías habían mantenido desde hace un siglo.

Ahora, con el nombramiento de William Clay, no sólo llega un miembro Ford a la Presidencia, sino también un descendiente directo de Firestone, ya que estas multinacionales no sólo han estado unidas por asuntos empresariales.

Ford ha planteado concretar una primera ronda de negociaciones de reconciliación con Bridgestone/Firestone antes de final de año. Con Nasser, firmar las paces era casi imposible, ya que este ejecutivo se encargó de avivar el fuego de declaraciones cruzadas para evitar que las ventas del Explorer se desinflaran con la de los neumáticos.

Eso sí, la tregua no es tan sencilla: los familiares de las 271 personas muertas por los ruedas defectuosas tratan de depurar responsabilidades en los tribunales y Ford ya ha gastado, según sus estimaciones, más de 3.000 millones de dólares en reemplazar 13 millones de neumáticos.

Reuniones en Detroit, cambios en todo el mundo
Diversos analistas del sector aseguran que el grupo estudia una nueva reestructuración, el cierre de factorías y recortes de personal. Para hacerse cargo de esta revolución, Ford cuenta con Nick Scheele, nuevo director ejecutivo, y James Padilla, como nuevo jefe de operaciones para América del Norte.

Scheele (en la imagen) ya sabe lo que es una reestructuración; es el artífice del renacimiento de Jaguar, una labor por la que, además de recibir de la reina Isabel el título de caballero británico, consiguió el apodo de "Mr. Fixit" ("Señor Arreglatodo").

Según han adelantado distintos medios estadounidenses, Scheele pretende reducir drásticamente la producción del grupo, eliminar o fusionar divisiones y departamentos, cerrar temporalmente factorías y suspender turnos.

Además, tras los pasos de Nasser, también ha abandonado su puesto Jonathan Browning, director de Jaguar. Este retiro se produce justo cuando el grupo estudia vincular a sus tres marcas de lujo (Jaguar, Land Rover y Aston Martin) bajo un nuevo comité operativo.

Este nuevo comité podría estar dirigido por Bob Dover, director de Land Rover. El presidente del Premier Automotive Group (órgano que reúne a las marcas de lujo de Ford), Wolgang Reitzle, ha afirmado que las entidades de cada marca van a permanecer separadas, pero su futuro crecimiento depende de que las tres tomen "la máxima ventaja de su conocimiento, prestigio y experiencia".

Los mejores vídeos