Ford: un giro genuinamente americano

Ford llega cargado de novedades a una feria en suelo patrio. Nuevos segmentos, nuevas prestaciones y sabor genuinamente americano. Con ustedes, el nuevo Ford Edge y un concepto revolucionario, el Ford Reflex Concept.

Ford: un giro genuinamente americano
Ford: un giro genuinamente americano

Propuesto por la compañía como una de las estrellas más fulgurantes del presente Salón de Detroit, el nuevo Ford Edge viene a ocupar el hueco en un segmento de nueva generación: el CUV (Crossover Utility Vehicle).A saber: si el cliente manda, los tradicionales compradores del segmento SUV han marcado la nueva tendencia. Interiores más espaciosos y flexibles con la misma seguridad que les proporciona un todo terreno, pero más maniobrables y económicos. O, lo que es lo mismo, este nuevo segmento vendría a ser como una especie de monovolumen compacto pero con características todo terreno. Construido sobre la plataforma de un Mazda CX 7, el nuevo modelo exhibe formas muy parecidas, aunque más redondeadas, a las del Range Rover Sport. “Et voilà": el Edge.Así, esta flamante novedad espera, en el plazo de un año, borrar del mapa al más tradicional segmento SUV o, al menos, superarlo con creces en cifras de ventas… En suelo americano, primero, y en europeo después. De hecho, los CUV´s están experimentando un rápido crecimiento. Sólo en 2005, sobrepasaron los dos millones de ventas. De ese modo, para finales de 2006 se espera que comience su imparable ascenso.El Ford Edge está impulsado por un motor V-6 de 3,5 litros y 250 CV y viene con cambio automático de 6 velocidades. Con todo, aseguran que presenta una “impresionante" economía en el consumo de combustible. En cuanto al diseño, sus ingenieros han querido darle un toque “genuinamente americano" convirtiéndolo en un sedán de medio tamaño “cargado de personalidad". Aun así, todos estos “cruces" han sido perfilados para parecerse estrechamente al SUV tradicional.El pequeño es grande. Así presenta la compañía, por otra parte, su prototipo para este año. Se trata del Ford Reflex, una idea igualmente cargada de sabor americano. Con un motor avanzado, su ingeniería se basa en un híbrido eléctrico que funciona tanto con Diesel como con baterías de litio –de nueva generación- que le conferirían una autonomía de alrededor de 100 kilómetros.En cuanto al escaparate tecnológico, incluye placas solares, integra el asiento infantil y cinturones de seguridad inflables.El Lincoln MKX, algo así como la versión de lujo del Edge –misma plataforma y prácticamente mismas prestaciones- se presenta como la alternativa VIP destinada, únicamente, a territorio estadounidense.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.