Ford revisa varios modelos y se enfrenta a una investigación federal en EE.UU.

Una nueva llamada a revisión, esta vez de 343.000 unidades, ha tenido que ser iniciada por el segundo fabricante mundial tras varios problemas en la calefacción de tres de sus modelos. Paralelamente, la NHTSA ha iniciado una investigación para verificar el estado de las suspensiones del modelo Expedition.

Ford Motor ha llamado a revisión a 343.000 unidades de sus berlinas Ford Contour, Mercury Cougar y Mercury Mystique. La compañía reemplazará una pieza que pertenece a la calefacción de los vehículos, a la que ya se le han atribuido 27 fuegos.

Los problemas para Ford no concluyen con esta actuación, ya que la Agencia Nacional para la Seguridad Vial estadounidense está investigando un posible defecto en el sistema de suspensión del todo terreno Ford Expedition, tras haber recibido 14 quejas de propietarios de este modelo. Se trata del mismo fallo en las juntas de la barra estabilizadora que obligó, el pasado invierno, a revisar 876.413 unidades del Explorer y del Mercury Mountaineer.

Los peritos federales podrían determinar la llamada a revisión de las 437.000 unidades del Expedition fabricadas entre 1997 y 1998.

Un portavoz de Ford, Mike Vaughn, ha asegurado que la compañía está cooperando con la agencia federal, algo lógico por otra parte, ya que este organismo, siempre que inicia una investigación, se pone en contacto con la compañía implicada para intercambiar información.

En estos momentos, las pesquisas siguen estos derroteros. De obtener algún indicio de defecto, el organismo gubernamental iniciaría un análisis más profundo de los elementos sospechosos.