Ford recupera el ritmo

"Espero que los accionistas estén contentos". Con esta frase, rácana en aclaraciones pero generosa en contenido implícito, Bill Ford, presidente de la compañía que lleva su nombre, empezó ayer a caldear el ambiente previo a la presentación hoy de los resultados de la compañía en el segundo cuatrimestre del año. "Ford está en la pista", dice el esperanzado presidente.

Ford recupera el ritmo
Ford recupera el ritmo

Los observadores calculan que Ford anunciará un beneficio de 26 centavos de dólar por acción, lo que significará un regreso a las ganancias después de un año de pérdidas par la compañía. La compañía espera ganar cerca de 500 millones de dólares (más de 494 millones de euros; 82.230 millones de pesetas).

Como se recordará, en enero se activó un plan de emergencia que proponía el despido de 35.000 empleados, el cierre de cinco plantas y la desaparición de cuatro modelos poco rentables.

Aparentemente, este plan, junto con una profunda renovación del equipo directivo, ha fructificado en este regreso a los beneficios que hoy será detallado por la empresa. También ha contribuido a esto la irregular pero positiva marcha de las ventas, estimulada por descuentos y ventajas nunca vistas en una guerra comercial que todavía perdura.

Aparentemente, William Clay Ford Junior, biznieto del mítico Henry Ford, el fundador de la empresa, tiene motivos para estar contento. Su duro plan de ajuste ha dado resultado: vuelven los números negros, las acciones se revalorizan, hay paz entre los accionistas, calma en los proveedores y una nueva y capaz dirección de producto y ventas.

"Siento que estamos llevando a cabo bien los planes, pero tenemos que hacer mucho más", sentencia el presidente.