Ford quiere trasladar a Europa el éxito de su plan comercial americano

Ford quiere trasladar a Europa el plan comercial One Ford, que le dio éxito hace seis años en América del Norte y que le hizo ser el único fabricante estadounidense que no requirió fondos de la Administración republicana de George Bush.

El presidente de Ford Motor, Alan Mulally, presentó hoy en Amsterdam los planes de la marca del óvalo para crecer en Europa en un contexto de crisis como el actual, y que se centran en una ambiciosa combinación de tecnología y gama de modelos.

Mulally anunció como principal reto que en 2017 los concesionarios europeos de la marca pondrán a disposición de los cliente hasta 15 modelos globales de la marca.

Para el máximo responsable mundial de Ford, 'Europa ofrece una gran oportunidad de crecimiento rentable' y recordó que la iniciativa americana One Ford 'nos hizo pasar de sobrevivir a crecer'.

Sobre esa premisa, puntualizó que 'nuestro objetivo es continuar invirtiendo en una situación de recesión como la actual'.

Stephen Odell, presidente de Ford-Europa, dijo que 'nuestro mensaje es muy claro: creemos en Europa' y señaló que, aunque no espera una mejora de importancia a corto plazo, el viejo continente presenta un potencial de crecimiento de su mercado automovilístico en los próximos cinco años del 20 %, incluida Rusia.

Como retos específicos, Odell asumió para su firma un liderazgo sostenido en todos los segmentos, la implantación de un nuevo proceso logístico para hacer más rápidas las entregas y establecer unos nuevos estándares en la red de concesionarios.

Los referentes tecnológicos de Ford en Europa serán la nueva generación de motores de gasolina de tres cilindros y 1.0 litros Ecoboost, que recogen la tecnología 'downsizing', y que se extenderá a buena parte de los modelos en oferta.

El otro apoyo es el sistema de conectividad Sync, desarrollado conjuntamente con Microsoft, y que permite, entre otras prestaciones, la traslación a texto de los mensajes con voz y un sistema de seguridad con llamada urgente al 112 en cualquier país de Europa y en el idioma del país en el que se está, por ejemplo, cuando se activa un 'airbag'.

La renovación de producto es muy ambiciosa y abarca casi todos los segmentos y así, dentro de los SUV o crossover, apuesta por toda una gama compuesta por la segunda generación del Kuga, que se producirá en Almusafes (Valencia), el urbano dentro de esta categoría Ecosport, producido en Brasil, y que se lanzará en Europa el año que viene, y traer desde EE.UU. el Edge, concebido como un todoterreno competidor del Audi Q5 ó el BMW X3.

Con esta nueva oferta en el segmento de los SUV, Ford espera alcanzar un millón de unidades vendidas en Europa en los próximos años.

Dentro del segmento urbano, el gran protagonismo corresponde a la remodelación del Fiesta, que llega con un alto equipamiento tecnológico, los motores Ecoboost y un reducido nivel de emisiones que, en gran parte de la motorizaciones diesel, estará por debajo de los 100 g/km.

Entre las berlinas de representación, llegará el nuevo Mondeo, con su gama de carrocerías de 4 y 5 puertas y la familiar o wagon, que se espera aporte valor a un segmento que en Europa puede crecer a medio plazo entre un 15 % y un 20 %.

La nueva generación del Mondeo representa el ejemplo del nuevo lenguaje de diseño de Ford y se adaptará a las nuevas tecnologías con una versión híbrida eléctrica, que es capaz de acelerar de 0-100 km/h en el segundo modo.

La renovación será también muy profunda en la división de vehículos industriales, donde las gamas Transit y Tuorneo se remodelan con nuevas carrocerías y prestaciones y a la que se añade en este último una versión llamado Courier, de dimensiones similares a la del Fiesta.

En esta serie se encuentra el Transit Connect, que es otro de los nuevos productos adjudicados a la planta de Almusafes, en la que Ford ha invertido en los últimos años 1.100 millones de euros.

Mulally anunció al final del acto la exportación a Europa del Mustang, pero no concretó plazos ni fechas.