Ford quiere mejorar sus productos

Desde 1999, Ford trabaja con un programa de calidad, 6 Sigma, cuyo objetivo es aumentar la satisfacción del cliente para fidelizarlo. El camino es el de la formación de los trabajadores propios para que sean ellos los que localicen cómo mejorar su propio desempeño.

El estudio realizado en mayo por la consultora J.D. Power and Associates sobre la calidad de los automóviles norteamericanos ponía a Ford en evidencia, ya que los coches de esta marca tenían una media de 162 averías por cada 100 vehículos, un dato alto aunque no excesivo si se compara con los 146 problemas de General Motors y los 154 de DaimlerChrysler, al menos en el mercado estadounidense.

La imagen que se desprende de este análisis ha encendido la luz roja en los diferentes departamentos de la marca del óvalo, que, desde hace tiempo, tiene en marcha un plan de mejora del proceso de producción.

Desde Ford se considera que con este plan se deja clara su preocupación por sus clientes y por que éstos estén satisfechos.

En 1999, Ford adoptó 6 Sigma, un sistema cuyo objetivo es el de mejorar la calidad del proceso de producción, es decir que no sólo está dirigido al producto final sino a todos los departamentos implicados en que el cliente obtenga un nivel alto de satisfacción.

6 Sigma no es un programa de calidad propiamente dicho sino un método que pretende optimizar todos los procesos para que el comprador final se sienta bien atendido y se fidelice a la marca.

En la actualidad, en Europa son 2.500 los empleados de Ford que cuentan con formación en 6 Sigma. Estos trabajadores, conocidos por el nombre de "black belts", han recibido una serie de cursos que los cualifican para convertirse en una especie de "consultores internos" que, desde dentro de los departamentos y con los empleados de cada área, analizan las formas de trabajar y buscan la optimización de los diferentes procesos.

Estos "black belts", apoyados por los "green belts", que son empleados también formados en 6 Sigma, pero en un nivel menor, realizan estudios y estadísticas que ayudan a la compañía a encontrar dónde se da el mayor grado de variabilidad.

El objetivo de Ford es que en 2004 todos sus empleados hayan recibido formación en 6 Sigma, para que sean ellos mismos los que puedan controlar sus procesos de trabajo y ofrezcan soluciones para optimizarlos.

En Norteamérica...
En EE.UU. la marca Ford, tras la publicación de los datos citados con anterioridad, ha observado algunos problemas en la línea de montaje de los motores en su fábrica de Wayne, de donde salen los Focus americanos. Otro punto en que han visto que se puede mejorar es en el de la rumorosidad en el habitáculo.