Ford pujará en solitario por Daewoo

Aún no es definitivamente oficial, pero todas las agencias de noticias internacionales lo dan por hecho: Ford comprará Daewoo. Pese a concurrir a la puja en solitario, la empresa estadounidense ha presentado la oferta más atractiva.

Aunque se desconoce cuánto dinero han ofrecido los grupos interesados en comprar la arruinada marca coreana, sí se sabe que Ford ha hecho la puja más alta. En principio, se esperaba que mañana viernes el Comité para la Reestructuración de Daewoo hiciera público el nombre de las compañías elegidas para el proceso final de remate. Sin embargo, el nombre de Ford ha salido antes de lo esperado. Y lo ha hecho en medio de las protestas de los trabajadores de Daewoo, en desacuerdo con la venta de la marca.
Los analistas internacionales consideran que los acreedores de Daewoo, auténticos encargados de la subasta, han atendido a la oferta de Ford porque era la más elevada, aproximadamente 1,3 billones de pesetas. Sin embargo, fuentes próximas a la marca asiática aseguran que la decisión se ha tomado por las buenas perspectivas que esta unión deparará a Daewoo. De la mano de Ford, esta compañía tendrá acceso al competitivo mercado norteamericano. En correspondencia, Ford verá cómo se le abren las puertas de Asia, el lugar donde más crecerá la venta de automóviles en los próximos 20 años.
Para los observadores, la gran derrotada de esta puja es General Motors, que acudió a la licitación en unión con Fiat. GM tenía a su favor un largo historial de colaboración con Daewoo, roto desde 1992. DaimlerChrysler y Hyundai hicieron la tercera oferta en liza.
Ahora, cuando Ford se haga con el control, se fijará como objetivo la conquista de un 8,5 por ciento del mercado asiático. Competirá con actores mejor asentados, como Toyota, que tiene el 20 por ciento, Nissan-Renault, con el 11 y Honda, que dispone de un 9,5 por ciento de la cuota.
Para lograr esta privilegiada posición, deberá reflotar una compañía que ha protagonizado una de las quiebras más espectaculares de la historia de la automoción. Sus deudas rondan los tres billones de pesetas, mientras que sus activos se sitúan en los dos billones.