Ford frena sus negocios en la Red

Internet no ha cubierto las expectativas de algunos analistas que aseguraban que se convertiría en un gran filón para la venta de coches. Ford empieza a despedir empleados y a abandonar sus negocios en la Red. Eso sí, la marca del óvalo no está dispuesta a "desconectarse" de Covisint.

Ford frena sus negocios en la Red
Ford frena sus negocios en la Red

La reestructuración de Ford va más allá de la recuperación de prestigio tras el escándalo Firestone, la marca del óvalo también quiere consolidar su mercado. Tras analizar sus negocios, el fabricante norteamericano ha llegado a la conclusión de que Internet no es tan rentable como creían y ha decidido frenar algunos de sus negocios en la Red.

Esta marcha atrás le costará nada menos que 36.400 millones de pesetas, pero también le obligará a despedir a cerca de 5.000 empleados. Ford no ha desvelado todavía qué empresas tendrán que cerrar, pero estas medidas parecen dar la razón a aquellos que aseguraban que la compra de coches requiere un trato personal y directo.

Ford también ha decidido vender sus tiendas independientes, que comercializaban directamente coches prescindiendo de su propia red. Con estos concesionarios, abiertos hace cuatro años, la marca quería mejorar sus servicios de distribución, pero éstos se han mostrado reticentes a competir con sus proveedores.

Covisint, a salvo
El año pasado General Motors, DaimlerChrysler, Renault y Nissan, a los que posteriormente se ha sumado el Grupo PSA, aparcaban sus rivalidades para lanzar la "mayor plaza de compra y venta del mundo", Covisint.

Ideado como un mercado virtual entre proveedores y fabricantes, este negocio marcha lento, pero seguro. En el primer semestre del año, se han realizado 420 transacciones valoradas en 36.000 millones de dólares (6,5 billones de pesetas).

Covisint es, desde el pasado 10 de agosto, un holding presidido por Kevin English. Los analistas aseguran que este ejecutivo deberá afrontar la fuga de sus cerebros y, sobre todo, tendrá que atraer a más proveedores para que el negocio siga "navegando a toda máquina".