Ford elimina la paga de fin de año de sus altos ejecutivos

Más recortes. El segundo fabricante mundial en importancia ha anunciado la eliminación de las bonificaciones de fin de año a 6.000 altos cargos de la empresa en todo el mundo. La crisis económica estadounidense, el escándalo Firestone y la creciente presión competitiva procedente de Japón y Europa han llevado a Jaques Nasser a quitar, incluso a sí mismo, estos incentivos.

Ford continúa con su campaña de reducción de costes. Si hace una semana anunció el recorte de 5.000 empleos entre sus cargos ejecutivos en Norteamérica, ahora ha difundido la eliminación de bonificaciones anuales por rendimiento, la tradicional paga de fin de año, de 6.000 directivos a escala mundial. De momento, parece que la medida afectará también a los principales responsables de la filial española, aunque ésta ha declinado realizar comentario alguno al respecto.

La decisión recaerá también sobre los máximos responsables de la compañía, incluido el presidente Jaques Nasser, quien el pasado año recibió cerca de 1.500 millones de pesetas en pluses y compensaciones, aparte de su salario anual. A estos niveles, los premios concedidos por Ford son considerados los más altos del sector de la automoción.

El recorte fue divulgado a través de un correo electrónico redactado por el vicepresidente de Recursos Humanos, David Murphy, y dirigido a 300 de los miembros con más responsabilidad dentro del grupo. Parte del mismo fue posteriormente publicado por el diario Detroit Free Press.

Estas bonificaciones, repartidas a finales de cada ejercicio, suponen la parte variable del salario de los ejecutivos y el pasado año significaron 442 millones de dólares (80.909 millones de pesetas).

Crisis en Ford
La decisión de eliminarlas surgió en una reunión entre el propio Murphy y Nasser para recortar más costes, debido a la crisis que está sufriendo el constructor en los últimos meses y la creciente presión competitiva procedente de Japón y Europa.

Los beneficios de Ford Motor se reducirán notablemente tras el desembolso de 3.000 millones de dólares (alrededor de 550.000 millones de pesetas) para el remplazo de 13 millones de neumáticos Firestone de su modelo Explorer. Ya en el primer semestre del año, las ganancias cayeron un 20 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior.

A ello se añade, el daño que, para la imagen de la compañía, ha tenido la muerte de 203 personas y las heridas producidas a 700 en accidentes ocurridos a bordo de este vehículo, hechos sobre los que la Agencia Federal de Seguridad Vial estadounidense dirime la responsabilidad de la firma.

Además, la crisis energética por la que atraviesa el país, ha implicado un descenso de su cuota de mercado en casi dos puntos. Del 24,1 por ciento alcanzado en 2000 ha pasado al 22,4 por ciento en 2001.

"Desafortunadamente", alega Murphy en su misiva, "la combinación de los gastos del reemplazo de los neumáticos, con el deterioro del mercado de la automoción y de las condiciones económicas indican que no pagaremos una bonificación por rendimiento en 2001".

Al margen de la eliminación de bonificaciones, Ford Motor, se reunirá con los sindicatos de la empresa para realizar una revisión de los cheques con la distribución de un porcentaje de los beneficios anuales para los 103.500 empleados del grupo, entre los que se incluye el propio Jaques Nasser.

Reestructuración en menos de dos meses
Horas después de que la información saliera a la luz pública, un portavoz del consorcio aseguró a la agencia de noticias Reuters que el presidente Jacques Nasser esperaba tener el completo plan de reestructuración, sobre el que Autopista Online ya había hablado el pasado 20 de agosto, listo y aprobado en los próximos 60 días. El proyecto incluiría no sólo Norteamérica, sino también sus divisiones en Latinoamérica, Europa y Asia.

Esta misma fuente corroboró la opinión de Nasser sobre la inexistencia de un remedio mágico y a corto plazo a la crisis económica y presiones competitivas que están dañando sus beneficios.

Más noticias
La jornada también trajo otra noticia de carácter negativo para Ford. La Agencia Federal de Seguridad Vial anunció que la compañía estaba llamando a revisión a 200.000 furgonetas del modelo WindStar a causa de problemas en los muelles de amortiguación.

Por último, la firma anunció el reinicio de la producción del Thunderbird y de varios modelos Lincoln en la planta de Michigan, la cual había detenido su actividad el pasado día 15 de agosto por un problema descubierto en el sistema hidráulico del ventilador del motor.