Ford, demandada por no sancionar a un empleado acusado de racismo

La Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Trabajo (EEOC, en sus siglas en inglés) ha entablado un pleito contra Ford, acusando a la compañía de no castigar la conducta de uno de sus empleados, que supuestamente realizó actos racistas contra varios trabajadores afroamericanos.

Rosemary Mazon, una empleada en el Centro de Desarrollo de Nuevos Modelos de Ford, ha asegurado que uno de sus compañeros solía hostigarla con comentarios racistas.

Según Mazon, sogas con nudos corredizos fueron colgados de las máquinas de la fábrica y un empleado blanco dijo delante de varios trabajadores de color que "hoy era un buen día para un linchamiento".

Una de las portavoces de Ford, Anne Gattari, afirmó que la compañía había llegado a un acuerdo financiero con Mazon, por lo que la marca del óvalo se mostró muy sorprendida cuando la EEOC decidió comenzar un pleito.

En su demanda, esta entidad pide a Ford que instaure nuevas medidas para sancionar a los empleados que hostiguen a otros, ya que la persona que realizó los comentarios racistas contra Mazon "no fue castigada". Asimismo, exige que la empresa automovilística establezca nuevas reglas dentro de su política de prevención del acoso moral en la empresa.

Robert Dawkins, uno de los abogados de la Comisión, aseguró ayer que ambas partes han realizado numerosas reuniones y que podrían llegar pronto a un acuerdo.