Ford condiciona las inversiones en Almussafes a una mayor flexibilidad laboral

El nuevo director de fabricación de Ford España, Antonio Adés, hizo su presentación oficial ante la prensa y dio pistas acerca de los caminos que se deben seguir para lograr unos niveles adecuados de productividad en la planta valenciana.

Antonio Adés desde el principio mostró la postura de la empresa, "si conseguimos niveles de productividad adecuados no tengo duda de que el futuro será próspero; si no, puede ser complicado". Las nuevas inversiones que se van a hacer en la planta valenciana de Almussafes se condicionan al entendimiento entre empresa y trabajadores. Adés tiene la intención de negociar con los sindicatos algunas cuestiones en cuanto a las condiciones de trabajo. Recordó que las plantas de Ford en Europa tras la reestructuración deberán someterse a "tres turnos de producción, durante cinco, seis o siete días semanales o cualquier mezcla para que las plantas se adapten a la capacidad de demanda".
La reestructuración que se está dando en Europa no afectará a la decisión de fabricar, a partir del año 2002, los nuevos modelos de motores I.4 en Almussafes. Una renovación que supondrá una inversión cercana a los 40.000 millones de pesetas.
En un futuro no se descarta que esta misma planta fabrique piezas o modelos de otras marcas adquiridas en los últimos tiempos por Ford como son Land Rover o Volvo. Como objetivos a corto plazo, Adés señaló que la compañía debe lanzar una media de nueve modelos al año durante los próximos cinco ejercicios, frente a las tres novedades de ejercicios anteriores.