Ford cerrará 5 plantas y despedirá a 35.000 empleados en todo el mundo

Ford secunda a General Motors en los recortes y anuncia que reducirá su fuerza de trabajo a escala mundial y que cerrará cinco factorías para adecuar su capacidad productiva a las exigencias del mercado.

Como tenía previsto, la compañía automovilística Ford difundió este viernes en Detroit sus planes de reestructuración de los próximos para recuperar su rentabilidad. La reorganización no ha podido ser más profunda y drástica. Despedirá a 35.000 trabajadores en todo el mundo, 22.000 de ellos en Norteamérica, y cerrará cinco fábricas. Aún no ha hecho comentario sobre los lugares de dónde echará a los otros 13.000 empleados, pero un portavoz de la división española ha asegurado que no afectarán ni a España ni a Europa

Con estas medidas pretende reducir su capacidad de producción anual en un 16 por ciento y adecuarla a la demanda actual internacional, máxime cuando el sector de la automoción pasa por una crisis a escala global tras los atentados del 11 de septiembre. De 5,7 millones de unidades anuales fabricadas pasará a 4,8. Con este plan el consorcio prevé recuperar 9.000 millones de dólares de beneficios hacia 2005 ó 2006.

William Clay Ford, tras haber sustituido al "cuchillo" Jacques Nasser en la presidencia del grupo, sigue de este modo la senda de recortes marcada por su predecesor. El último de la saga Ford justificó la oleada de despidos y cierres porque "nos hemos apartado de lo que nos llevó a la cima, y eso nos está costando mucho".

Las fábricas que cerrará son las de Oakville (Canadá), Sant Louis, Edison y dos en Detroit. También reducirá el ritmo de producción en otras 11 plantas.

Para este fin de año 2002, Ford ha asegurado que dejará de producir cuatro vehículos de escasa rentabilidad: Ford Escort, Mercury Cougar, Mercury Villager y Lincoln Continental.

El presidente no cobrará
Entre las medidas de recorte cabe destacar también el hecho de que el presidente de la compañía, William Clay Ford Jr., ha renunciado a su sueldo, cuya cantidad siempre ha sido desconocida, durante el año 2002. Este tipo de decisiones no es habitual en la industria automovilística norteamericana, aunque no es la primera vez que se hace. Ya en 1979, el antiguo presidente de Chrysler, Lee Iacocca, renunció a su paga anual, que era de 1 millón de dólares.

La caída en los beneficios de Ford ha sido vertiginosa en los últimos años. Cabe citar que en 1999, hace apenas 3 años, la marca del óvalo tuvo unos beneficios récord en la historia de las compañías automovilísticas norteamericanas. En 2001, sus cuentas han reflejado unas pérdidas cercanas a los 2.000 millones de dólares (2.244,90 millones de euros, 373.520 millones de pesetas)

Esta serie de medidas también podrían tener repercusión sobre algunos negocios de la marca en Europa. Hertz, la compañía de alquiler de vehículos de Ford; GreenLeaf Acquisitions LLC, empresa dedicada al reciclaje de componentes, y Kwik-Fit Group, que ofrece diferentes servicios, podrían verse afectadas.

Los mejores vídeos