Ford, al rescate de Visteon

Ford llega al rescate de Visteon y ha anunciado que se hará cargo de 24 plantas de la compañía en México y Estados Unidos. También asumirá sus 17.000 empleados.

Ford y Visteon han anunciado un acuerdo por el que el gigante automovilístico se hará cargo temporalmente de 24 plantas del fabricante de componentes en Estados Unidos y México con la intención futura de venderlas. Gracias a este acuerdo, Ford asumirá los sueldos de los 17.000 empleados pertenecientes a las citadas 24 factorías. A cambio, recibirá 25 millones de acciones de Visteon a un precio unitario de 6.9 dólares cada una y descuentos en la compra de componentes hasta 2008. Para la gestión de las 24 plantas se creará “una entidad empresarial temporal", que preparará la venta de las plantas a compañías “con la experiencia y capital" necesarios para seguir suministrando componentes y sistemas al fabricante de automóviles. El responsable de esta nueva compañía será Frank E. Marcher, que, en el pasado, fue director ejecutivo del también gigante de los componentes Federal Mogul. Este acuerdo costará a Ford unos 1.150 millones de dólares, aunque el comunicado oficial de la compañía señala que la cantidad “sólo" ascenderá a 911 millones de dólares. A estas cantidades hay que sumar los 800 millones de dólares que costará eliminar 5.000 empleos en los próximos cuatro años. Ésta es la tercera vez en un año y medio que Ford tiene que acudir a “echar una mano" a su antigua filial, a la que todavía compra el 70 por ciento de los componentes que vende. En 2003, Ford absorbió 1.600 millones de dólares en costes sanitarios y de pensiones de empleados de Ford destacados en las plantas de Visteon. Hace un mes, la marca automovilística inyectó 400 millones en concepto de ayuda y, ahora, se hace cargo de estas 24 plantas de Visteon, un movimiento que ha sido calificado como “paso lógico" por los responsables de la marca del óvalo y que, según afirman, proporcionará un ahorro de entre 600 y 700 millones de dólares al año para el final de la década, lo que permitirá a Ford “diversificar su base de proveedores".El acuerdo está pendiente de su aprobación final, que se espera cerrar el 30 de septiembre.