Firestone no afrontará un segundo juicio por el Explorer

La compañía de neumáticos se quita de encima, en menos de una semana y con mucho dinero los dos procesos entablados por sendos demandantes accidentados en un Explorer. Su constructor podría hacer lo mismo en las próximas horas.

Firestone no tendrá que hacer frente al próximo juicio relacionado con accidentes en los todo terreno Explorer y con la separación de la cubierta de sus neumáticos Wilderness AT montados en este modelo, al haber llegado a un acuerdo con la parte demandante. El constructor del vehículo, Ford, podría hacer lo mismo en los próximos días.

El pasado viernes, la compañía recauchutadora terminó abruptamente el primer juicio relacionado con estos sucesos. El fabricante de neumáticos aceptó desembolsar 7,5 millones de dólares (1.373 millones de pesetas) aparte de los 350.000 dólares (64 millones de pesetas) que ya había pagado en concepto de gastos médicos, a la víctima del suceso, Marisa Rodríguez. La implicada quedó paralítica del lado izquierda y sufrió daños cerebrales a resultas del choque.

El nuevo proceso es, por tanto, el segundo que se inicia por los siniestros debidos al Explorer. Una portavoz de Bridgestone/Firestone, Christine Karbowiak, declinó esclarecer la cuantía global de la conciliación y se limitó a señalar que "había sido solucionado". "No conozco los detalles y realmente no tengo mucho que decir porque el juez nos ha ordenado que limitemos nuestros comentarios".

Juicio en menos de dos semanas
El nuevo juicio comenzará el próximo 10 de septiembre en Brownsville (Texas), tras la demanda judicial entablada por la familia de Margarita González, fallecida en un vuelco del Explorer, debido a un desgarro en la cubierta de los neumáticos del vehículo. El siniestro, en el que su hijo Alfredo resultó gravemente herido, tuvo lugar el pasado año en las cercanías de la localidad texana de Kerville.

Después de haber alcanzado un trato con la compañía de neumáticos, los representantes legales de los denunciantes se reunirán mañana viernes con los abogados del fabricante del automóvil. Uno de ellos, Mikal Watts, quien representa a otros accidentados en varios casos contra Firestone y Ford, comentó que "creo que a muchos de nosotros nos gustaría ir a juicio, pero tenemos que ser conscientes de las necesidades de nuestros clientes".

De no llegar a un acto conciliatorio, sería el primer proceso judicial que Ford Motor tendría que afrontar por los vuelcos del Explorer, ya que, en el finalizado el pasado viernes, había hecho la misma operación que Firestone/Bridgestone ha realizado en éste: llegar a una conciliación.

Un portavoz de Ford aclaró que la compañía preferiría alcanzar un acuerdo, en lugar de acudir a un juicio contra un cliente dañado por "el montaje de una rueda defectuosa". Mañana se conocerá el desenlace.