¿Fin del impuesto de matriculación?

La Comisión Europea está dispuesta a eliminar, definitivamente, el polémico impuesto de matriculación de vehículos. Según informa hoy El Mundo, la institución propondrá mañana en Bruselas sustituir esta tasa por un gravamen anual que premiará a los coches más limpios.

Las matriculaciones de vehículos caerán un 5 por ciento en 2003
Las matriculaciones de vehículos caerán un 5 por ciento en 2003

Eliminar el impuesto de matriculación es, de momento, sólo una propuesta, pero el comisario europeo de fiscalidad, Laszlo Kovacs, está decidido a llevarla lo antes posible a la práctica. Si la totalidad de los Estados miembros de la Unión Europea dan su aprobación, la polémica tasa podría tener sus días contados en un plazo máximo de entre 5 ó 10 años, período estimado por Bruselas como “transitorio".La nueva normativa, no obstante, no dejaría sin ingresos a las arcas públicas europeas. La propuesta contempla, por el contrario, que el recorte de las tasas que gravan la venta de coches nuevos se compense con un aumento proporcional del impuesto de circulación.La medida, que en principio se presentará mañana en Bruselas, persigue un doble objetivo: por un lado, castigar la contaminación de los coches y, por otro, eliminar las trabas fiscales que dificultan o impiden a un particular comprar un coche en otro Estado de la Unión.Así, a partir de 2008, hasta el 25 por ciento de los ingresos totales por tasas de matriculación y circulación será calculado en función de las emisiones de CO2 del vehículo. Y es que a día de hoy el transporte por carretera representa nada menos que el 28 por ciento de las emisiones comunitarias de gases contaminantes, la mitad de las cuales corresponde a vehículos particulares.La propuesta de Kovacs aboga a la vez por el establecimiento de un verdadero mercado interior de coches en la UE. Actualmente, el residente de un país que quiera comprar un coche en otro estado miembro debe hacer frente (en la mayoría de casos) al impuesto de matriculación de su propio país y al del lugar de compra. Por si fuera poco, las normas europeas prohíben esta doble imposición, lo que obliga a llevar a cabo unos trámites muy lentos y excesivamente complicados.Los expertos europeos consideran que la propuesta de Bruselas permitiría igualar a la baja el precio de los coches en los Estados de la Unión Europea, en claro beneficio para el consumidor.A día de hoy, España es uno de los 16 Estados miembros de la UE que aplica la polémica tasa de compra de un coche nuevo. Este gravamen (del 12 por ciento) llega acompañado del IVA (otro 16 por ciento), factor que implica que quien quiere adquirir un coche en nuestro país paga hasta el 28 por ciento del valor del mismo en impuestos.En el resto de los países comunitarios, el valor de estas tasas varía ostensiblemente. En Dinamarca, por ejemplo, el nivel impositivo equivale al 198 por ciento del precio del vehículo, mientras que en Alemania o Luxemburgo apenas supera los 15 puntos.Por otra parte, la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto) ha denunciado que, con la entrada en vigor del nuevo Reglamento de Distribución, que contempla la deslocalización del sector de la distribución y su libre apertura a nuevos operadores homologados, se han presentado “muy pocas" candidaturas para abrir nuevos puntos de venta. La patronal de los concesionarios asegura que, durante su primer año de funcionamiento, se han cursado menos de 250 solicitudes en el conjunto de todas las redes, de las cuales, más de 220 abandonaron el proceso antes de iniciar la homologación. De las 30 restantes, sólo se ha autorizado un total de 28.