Fiat, sacudida por la inseguridad laboral

Los problemas no abandonan a Fiat. Tras romper con General Motors, el grupo automovilístico se enfrenta ahora a un nuevo conflicto, esta vez con sus trabajadores. De momento, más de 10.000 empleados han ido a la huelga en Italia para pedir mayor seguridad en su empleo. Y aseguran que sólo es el principio.

Fiat paraliza su producción en Italia
Fiat paraliza su producción en Italia

Según los primeros datos, al menos un 70 por ciento de los trabajadores de Fiat en Italia secundó el pasado viernes una importante huelga que los sindicatos transalpinos convocaron para mostrar su preocupación ante la inestabilidad laboral del grupo. Más de 10.000 empleados se manifestaron, además, por las calles de Roma para exigir que el Gobierno garantice sus puestos laborales.La movilización llega después de que la firma italiana haya anunciado que varios miles de empleados del sector de turismos pasarán temporalmente a depender de un fondo de garantía salarial. Aunque la dirección del grupo ha reiterado que la medida es provisional, en Italia nadie duda de que a estas iniciativas recurren las empresas en crisis y que, en muchas ocasiones, no son sino la antesala de futuros despidos.El grupo italiano, por su parte, ha asegurado en la última semana que no piensa cerrar ninguna de sus plantas, a pesar de que en el último año ha aplicado numerosos expedientes de regulación de empleo para adecuar su producción a la demanda.En este sentido, el nuevo director de Fiat Auto, Luca De Meo, afirma hoy en una entrevista concedida a El Mundo que la compañía está, por fin, en el buen camino. “Hemos encontrado un equipo que funciona y creo que nos hemos dado cuenta de la situación en la que estamos, que ya es bastante. Nos hemos dado cuenta de que somos unos competidores más y que hemos de actuar como tales: tenemos que hacer las cosas mejor, con más rapidez y mayor imaginación que los grandes", asegura el joven directivo italiano.Fiat confía ahora en que su próximos lanzamientos mejoren notablemente su situación financiera. “Con la llegada de los nuevos modelos (Punto y Croma), y con los que ya funcionan en el mercado (Panda), conseguiremos situarnos donde nos hemos propuesto", pronostica De Meo.El grupo Fiat ha cerrado el ejercicio 2004 con unas pérdidas de 1.548 millones de euros, lo que supone una reducción de sus números rojos tras los 1.948 millones registrados durante el ejercicio precedente. El sector de turismos, eso sí, ha vuelto a ser un verdadero lastre para el grupo, con 840 millones de euros de pérdidas.