Fiat necesita dinero rápido

Fiat Auto se resiste a seguir los pasos de su recién fallecido patrón. Para ello, necesita dinero rápido. La familia Agnelli está dispuesta a desembolsar 900 millones de euros y se baraja que General Motors, socio de compañía, podría aportar otros 1.000.

El próximo lunes está prevista una nueva reunión y el objetivo será idéntico al que se persigue desde hace más de un año: salvar Fiat Auto. Con la llegada de Umberto Agnelli al frente de la compañía, muchos aseguran que la venta de la división automovilística está más cerca. En el pasado, el actual presidente honorífico había mostrado su predisposición a dicha medida. Sin embargo, las cosas han cambiado.Desde que murió su patriarca -Giovanni-, la familia Agnelli (que controla el 30,4 por ciento de Fiat) parece unida y dispuesta a mantener a flote la compañía. Ya han realizado un aumento de capital de 250 millones de euros y estudian desembolsar otros 900.

La recapitalización es fundamental para que la división automovilística empiece a recuperarse, pero los bancos acreedores dudan que se consiga el suficiente dinero. La salvación podría venir de manos de General Motors.

Según Reuters, GM estudia aportar hasta mil millones de euros. Con esta medida, el gigante estadounidense no tendría que ejercer la opción de compra que posee sobre Fiat y seguir ostentando el 20 por ciento de las participaciones que posee en la actualidad.

Así, la reunión del próximo lunes -3 de febrero- podría ser fundamental para el futuro de Fiat.