Fiat anuncia el despido de 6.000 empleados y un cierre de plantas

El grupo Fiat ha hecho público un plan de reestructuración que contempla el despido de unos 6.000 empleados y el cierre de 6 plantas de diversas áreas de negocio, incluida la de los automóviles.

El consejo de administración del grupo Fiat se ha reunido con el fin de estudiar posibles medidas para paliar la enorme deuda que ha contraído en los dos últimos años. Y a fe que ha tomado cartas en el asunto.

En la actualidad, la deuda del grupo italiano asciende a 1,24 billones de pesetas, y la primera medida para intentar cambiar esta negativa tendencia deudora de Fiat (los números rojos en el tercer trimestre ascendieron a 332.772 millones de pesetas) ha sido la de destituir al actual consejero delegado de Fiat Auto, Roberto Testore, que será sustituido por Giancarlo Boschetti, quien hasta la fecha era consejero delegado del grupo Iveco y presidente de Iveco Pegaso.

Pero ahí no queda todo. Los mandamases del grupo transalpino han concluido que la mejor forma de acabar con la deuda es mediante el recorte de gastos y la obtención de ingresos.

Fiat clausurará 18 factorías hasta 2004
La primera premisa ha de cumplirse gracias al cierre en dos años de ocho plantas (pertenecientes a los diferentes negocios de Fiat) y el despido de unos 6.000 trabajadores, el 3 por ciento de su plantilla. Esta medida se une a la tomada recientemente que condenaba al cierre a otras diez factorías. Así, finalmente el consorcio transalpino clausurará 2 plantas en Italia y 16 en el resto del mundo. La filial de automóviles de Fiat, Fiat Auto, se verá afectada al reducir su presencia en el mercado argentino manteniendo una producción mínima.

La obtención de ingresos se hará gracias a la emisión de acciones por valor de 166.386 millones de pesetas y mediante el lanzamiento de obligaciones convertibles en acciones de General Motors por un importe de 415.965 millones de pesetas.

Los orígenes de esta mastodóntica deuda hay que buscarlos en los importantes esfuerzos económicos que ha realizado la compañía en los últimos ejercicios (la adquisición del fabricante de maquinaria agrícola Case o de la empresa de bienes de equipo Pico). Al mismo tiempo, se ha visto afectada por la imposibilidad de vender su compañía de componentes Magnetti Marelli y por la crisis internacional, que se vio agravada tras los atentados que asolaron Estados Unidos el pasado 11 de septiembre.