Fernández justifica el tercer grado a Oteiza y le dice a ETA que es el camino porque no habrá soluciones colectivas

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, justificó hoy la concesión del tercer grado penitenciario al preso de ETA Jurgi Oteiza Nazabal, porque cumple todos los requisitos que establece la actual legislación penitenciaria. Asimismo, advirtió a la banda terrorista que 'la reinserción es la alternativa que tienen los presos, porque no va a haber soluciones colectivas'.

Oteiza fue detenido en el año 2003 en una operación en la que fue desmantelado un grupo de kale borroka, acusado entre otras acciones violentas de prender fuego a un autobús en San Sebastián en 2001. Actualmente se encuentra en la prisión alavesa de Zaballa. Fue condenado a cuatro años y seis meses de prisión y ya ha cumplido la mitad de la condena.

En declaraciones a los periodistas durante la presentación en el Ministerio de la última campaña de la DGT contra las drogas en las carreteras, el titular de Interior explicó que Oteiza está acogido a la denominada 'Vía Nanclares' y que por lo tanto se ha desvinculado de ETA, ha pedido perdón a las víctimas, asumido su responsabilidad civil y está dispuesto a cooperar con las autoridades, además de haber cumplido la mitad de la condena.

Fernández Díaz volvió a reiterar que la política antiterrorista del Gobierno se cimenta en dos líneas rojas: disolución incondicional de la banda y reinserción individualizada de los presos en el marco de la ley. En este sentido recordó que ETA ha nombrado una comisión para negociar con los Gobierno de España y Francia, subrayando que España no piensa negociar y que la posición francesa es similar a la española.

Por ello, insistió en que la reinserción penitenciaria es la única alternativa que tienen los presos etarras. 'Esto quiere decir que no va a haber soluciones colectivas. Las penas, los delitos y las condenas del ámbito penal son individuales y por tanto las reinserciones tienen que ser también individuales', argumentó.

Además, el ministro reiteró que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado no van a bajar la guardia y seguirán actuando, con la clara voluntad política de conseguir la disolución incondicional de la banda. En este sentido recordó las 21 detenciones que se han producido desde comienzos de año, la mayoría de ellos fuera de España, lo que pone de manifiesto la cooperación, no sólo de Francia, sino de otros países como el Reino Unido o Italia.