Felipe González dice que los federalismos son asimétricos y compatibles con la igualdad

Cree que Rajoy se equivocó en el contenido de su aviso contra la independencia y pide no calentar más los ánimos

El expresidente del Gobierno Felipe González cree que 'no hay un sólo federalismo que no sea asimétrico' y que, de hecho, el federalismo asimétrico no es contradictorio con un marco de derechos y obligaciones que sean iguales para todos.

Para ello, ha puesto como ejemplo a Estados Unidos, donde unos Estados tienen pena de muerte y otros no, y ha asegurado que a él no le molesta la 'asimetría' de la identidad cultural y tampoco que Catalunya tenga competencias propias como los Mossos d'Esquadra, ha señalado en declaraciones a La Sexta recogida por Europa Press.

González ha discrepado así de otros veteranos socialistas, como el exministro José Bono o el que fuera 'número dos' de González, Alfonso Guerra, que mantienen que hablar de federalismo asimétrico es una contradicción porque federalismo implica distribución igualitaria del poder, lo mismo que ha expresado el presidente andaluz, José Antonio Griñán, quien ha dejado claro que no le gusta el federalismo 'asimétrico'.

Para el expresidente del Gobierno, hay una 'confusión conceptual' sobre la asimetría, ya que a su juicio, hasta el centralismo puede ser asimétrico, como demuestra que algunas comunidades, entre ellas Catalunya, tengan un régimen distinto en derecho matrimonial.

González se ha expresado así después de escuchar las palabras de varios dirigentes socialistas --entre ellos el secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba; el primer secretario del PSC, Pere Navarro y José Antonio Griñán-- para decir que está de acuerdo con todos ellos.

Sobre la viabilidad del derecho de autodeterminación, ha ironizado con que la Constitución en la que éste se consagró 'con más vehemencia' fue la de la Unión Soviética del dictador Josef Stalin.

En todo caso, ha afeado al presidente de la Generalitat, Artur Mas, 'primera autoridad del Estado en Catalunya', que esté dispuesto a hacer una consulta soberanista fuera de la legalidad.

DERECHO A DECIDIR, DENTRO DE LAS COMPETENCIAS

'La mayoría decide, ese es el derecho a decidir, sí dentro del marco de las competencias de ese territorio y de esa mayoría', ha avisado. González ha puesto como ejemplo que si un 90% de la población de Cartagena aprueba 'declarar la guerra a Argelia' sería un voto 'irrefutable' democráticamente, pero sin legitimidad.

Por otro lado, ha opinado que el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, se equivocó el lunes en su advertencia contra los independentistas: En el fondo por decir que el independentismo es un 'disparate' en plena crisis --'¿es que si no hubiera crisis no sería un disparate?', se ha preguntado-- y en las formas porque él cree que hay que hablar en un 'tono menor' y promover el diálogo, no alentar la polarización.

'YO NO ME VOY A PASAR AL CHAMPÁN FRANCÉS'

A su juicio, hay que decirle a los españoles que 'no entren en el juego de los líderes políticos que calientan el ambiente' y 'juegan' a ver cuántos empresarios están de cada lado y que no dejen de consumir productos catalanes. 'Yo no me voy a pasar al champán francés', ha dicho.

Según González, no es que el Gobierno haya cambiado de repente de posición sobre el independentismo, pero sí ha subido 'el tono' y ha confiado en que no se deba a la campaña electoral en País Vasco y Galicia --y la precampaña catalana--.

NO LE GUSTÓ QUE EL REY HABLASE POR 'CIBERCARTA'

Tampoco le gustó que el Rey expresase su posición sobre el independentismo catalán 'por cibercarta' y, en todo caso, ha recordado que 'lo que dice el Rey lo dice porque está de acuerdo el Gobierno, así que se le atribuye al Gobierno'. En su opinión, lo que Rajoy debería hacer es 'mucho diálogo' y 'marcar las reglas' de lo que se puede hacer y lo que no.

En este punto, ha insistido en que en la legislación española 'no hay ninguna vía' para que ningún territorio se pueda 'desgarrar'. Y además, ha aseverado que aunque la Constitución 'no son las Tablas de la Ley', no se puede reformar la Carta Magna 'para suicidar a España'.

'La Constitución claro que se puede reformar, pero reformarla no para suicidar a España. Si alguien pretende que la reforma de la Constitución sea para deshacer a España, pues simplemente se equivoca', ha manifestado.

LO DEL CAMP NOU NO FUE INCÍVICO

González se ha referido a las manifestaciones independentistas en el Camp Nou durante el partido Barça-Madrid del pasado sábado y ha dejado claro que a él no le pareció 'incívico', sino oportunista, aunque no le sorprende el oportunismo en política. Eso sí, ha advertido a Mas que, igual que en este caso, si ocurre algo similar en el Bernabéu tampoco será una 'provocación', sino un 'ejemplo de civismo'.

El expresidente ha reconocido que hay una oleada creciente de nacionalismo, acelerada por la crisis económica, pero ha puntualizado que también la hay en otros países europeos. Eso sí, cree que la Generalitat está aprovechando la ola como coartada con su tesis de que una Cataluña independiente no tendría que cerrar quirófanos ni hacer otros recortes.

Con todo, no cree que en España haya gente 'que de verdad esté dispuesta a hacer un enfrentamiento violento para desagarrar al país'. 'Hemos vivido 40 años de ETA --ha recordado--. Tenemos un marco de convivencia'.

Asimismo, ha insistido en que, a su juicio, no se va a 'balcanizar al país', aunque 'las tensiones existen'. 'Creo que no hay que levantar mucho el tono de la voz ni las descalificaciones porque las tensiones son muy serias, pero no hay ninguna hipótesis dentro del marco de convivencia que nos hemos dado de que se desintegre España ni ninguna razón', ha subrayado.

NO CULPAR A LAS CCAA DE LA CRISIS

El que fuera secretario general del PSOE ve posible reformar el modelo territorial pero ha pedido 'no ser injustos' con las comunidades autónomas y cargarlas con las culpas de la crisis: 'Sobre la deuda de España las comunidades tienen una responsabilidad del 14 por ciento'.

Según él, 'no importa retocar la Constitución' porque, desde su punto de vista, 'no son las Tablas de la Ley'. 'Estados Unidos lleva 200 y pico años con una constitución que han enmendado un montón de veces', ha ejemplificado.

'El problema es que, la primera vez en dos siglos que hemos dado una respuesta estable a uno de los cuatro problemas históricos de España, que era el problema territorial, por llamarlo de alguna manera, o el de cómo integrar la diversidad en el mismo marco de convivencia respetando la diversidad, éste se está tensionando de manera absurda', ha opinado.

Sobre si teme que España pueda romperse, ha manifestado que 'podemos retroceder 40 años en el proceso de construcción de la convivencia que hemos vivido', pero ha añadido que no cree que 'haya ninguna posibilidad' de que el país se fracture.

Los mejores vídeos