Fase crucial en el proceso de extradición de Arriortúa

El proceso de extradición de José Ignacio López de Arriortúa ha llegado a un momento culminante. La Audiencia Nacional ha recibido ya la demanda de extradición planteada por los Estados Unidos.

El encargado del caso es el juez central de instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Juan del Olmo, que en los próximos días convocará al industrial vasco conocido como "Súper López" para preguntarle si su deseo es el de comparecer ante los tribunales norteamericanos por los delitos de fraude y robo de documentos o si, por otra parte, se niega a la extradición.
Todo parece indicar que Arriortúa se negará a someterse a juicio en los Estados Unidos. Esto quedó patente el pasado sábado uno de julio. En esta fecha el industrial vasco se personó de forma voluntaria en la Audiencia Nacional para entregar al juez de guardia una serie de documentos donde, según él mismo, se demuestran las graves secuelas físicas y psíquicas que padece desde que sufriera un grave accidente de tráfico en enero de 1998. Esta colisión le tuvo en coma más de cien días y es uno de sus principales caballos de batalla para evitar someterse a los tribunales.
Según fuentes judiciales, Arriortúa, con esta maniobra, pretende prevenir una supuesta orden internacional de busca y captura dictada por las autoridades estadounidenses de la que no se tiene constancia oficial.