Europa, contra los accidentes de carretera

Europa quiere luchar contra la siniestralidad en las carreteras y ha adoptado un compromiso serio con la firma de la Declaración de Verona. En este documento, los ministros de Transporte de la Unión Europa se comprometen a reducir a la mitad las muertes en accidente de tráfico para 2010.

AEA pide a Rajoy que luche contra la inseguridad vial
AEA pide a Rajoy que luche contra la inseguridad vial

Cerca de 40.000 personas pierden la vida cada año en las carreteras del Viejo Continente a causa de los accidentes de tráfico. Esa enorme cantidad de víctimas es “un precio demasiado alto" para los países europeos, por lo que la erradicación de este problema va a ser una de las principales prioridades de la agenda política de la UE, según han informado fuentes comunitarias en Bruselas.

La Declaración de Verona señala que el número actual de muertes anuales provoca “graves daños físicos, psicológicos y materiales a las víctimas y sus familias, así como un considerable daño socioeconómico a la sociedad en su conjunto". Este texto hace un llamamiento a la cooperación entre todas las partes afectadas, ya que “cada fallecimiento por sí solo ya es demasiado".

Entre las medidas que se han propuesto en esta declaración está la de la creación de un Observatorio europeo de la seguridad en carretera como un cuerpo interno de la Comisión Europea, para la realización de análisis y la datación de todos los accidentes que se producen. La declaración también aboga por una armonización de las políticas europeas y por desarrollar medidas concretas para la identificación de puntos negros en las carreteras y reforzar iniciativas que se han demostrado efectivas, como los límites de velocidad, de alcohol y drogas, o el uso de cinturones de seguridad y cascos.

Aquellos usuarios más vulnerables de la carretera (ciclistas, peatones, niños y mayores) también tendrán un tratamiento especial, con un incremento de la seguridad en los vehículos y un apoyo más efectivo desde el punto de vista médico y psicológico.

Los ministros firmantes reafirmaron igualmente que “el coste de las acciones es extremadamente bajo si se compara a los riesgos humanos, sociales y económicos" y señalaron la necesidad de unificar las normas de seguridad para los conductores profesionales, algo que se hace más perentorio teniendo en cuenta la “creciente internacionalización del transporte por carretera". La segunda Jornada de Reflexión, elaborada por la escuela Attitudes de Audi, concluyó el pasado viernes con una importante demanda: la Seguridad Vial debe convertirse en una asignatura obligatoria en todos los colegios de España. Al menos, esa fue la conclusión a la que llegaron los “Focus Group", formados en esta ocasión para buscar soluciones que acaben con la alta siniestralidad de las carreteras españolas. Y es que, en opinión de los participantes, el elevado número de accidentes es consecuencia directa del desconocimiento y la mala formación de los conductores en la materia. Asimismo, la iniciativa exige a la Administración una mayor implicación en el problema y una reforma de la legislación actual. También hay recado para los fabricantes: deben informar mejor sobre cómo utilizar sin riesgos la potente maquinaria que ofrecen en sus concesionarios.