Eurodiputados catalanes piden la supresión de los peajes en Europa

Los eurodiputados del Partido Socialista de Cataluña, a través de su portavoz Joan Colom, han presentado una propuesta al Parlamento Europeo para eliminar los peajes en las carreteras y autopistas del Viejo Continente. A cambio, pretenden que los propietarios de automóviles paguen un impuesto anual por utilizar estas infraestructuras.

Joan Colom ha explicado que su propuesta se presenta como enmienda al proyecto sobre el Libro Blanco del Transporte que prepara la Comisión Europea para regular ese sector en toda la Unión.

Pese a valorar positivamente el Libro Blanco, Colom lamenta que no se dedique en él espacio suficiente al problema de los peajes, que, mientras crecen en unos países, se eliminan en otros.

El PSC propone que dicho texto termine definitivamente con los peajes y, en su lugar, se instaure una tasa fiscal que se aplique a todos los propietarios de coches europeos. Quieren que las infraestructuras sean de uso totalmente libre y que los fielatos sólo se utilicen en casos "estrictamente excepcionales". Colom cree que únicamente deberían emplearse en vías cuya construcción haya supuesto "inversiones enormes" o cuyo uso suponga un grave impacto ambiental.

Esta vanguardista propuesta llega justo un día después de que el ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos, asegurase que el Gobierno no va a destinar "ni un duro para el rescate de peajes" o para financiar descuentos generales en las autopistas catalanas, las que más protestas generan por sus muchos y caros fielatos.

Cascos respondía así a las peticiones surgidas en Cataluña para que la Administración central asumiese parte del precio de los peajes, algo que ya ha empezado a hacer la Generalitat.

Ante esta negativa, Colom recuerda sorprendido que el propio Cascos se mostró "abierto" a la posibilidad de acabar con los peajes en un consejo de ministros de Transportes de la Unión Europea durante la presidencia española recién terminada. En aquella ocasión, Cascos aseguró "tomar nota con interés" de la propuesta de eliminación elaborada por Alemania, Suecia y Dinamarca, entre otros.

En palabras de Colom, el fin de los peajes está cada día más cerca, pues los eurodiputados creen cada vez menos en ellos.

Los populares catalanes, contra los peajes
Curiosamente, al Gobierno de Aznar le ha salido un incómodo grano en Cataluña. El Partido Popular de esta comunidad se ha alineado con el Socialista y los nacionalistas y también pide que el Ejecutivo rebaje los peajes.

Su presidente catalán, Alberto Fernández Díaz, ha emplazado al Gobierno de Madrid a que "colabore" para "minimizar el impacto de los peajes en Cataluña".