Estudio considera indiscutible el impacto de las drogas en la seguridad vial

Un estudio realizado por el Real Automóvil Club de Cataluña (RACC) asegura que la incidencia del alcohol, las drogas y también de ciertos medicamentos sobre la seguridad vial es un hecho indiscutible.

El estudio 'Conducción y sustancias psicotrópicas, cifras estremecedoras e inaceptables' considera que, lamentablemente, muchos de los accidentes con víctimas mortales y heridos graves que suceden en la vía pública tienen como circunstancia concurrente el consumo de una o más sustancias psicotrópicas momentos antes del incidente.

Cita el estudio un informe reciente del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses del Ministerio de Justicia que afirmaba que el 45 % de los conductores y el 42 % de los peatones muertos en accidentes de tráfico habían consumido previamente algún tipo de sustancia alteradora de la conducta, ya fuera alcohol, drogas o determinados medicamentos.

En relación a cuál es el riesgo real que existe en las vías públicas españolas de cruzarse con conductores bajo los efectos de estas sustancias, a principios de 2012 se presentaban en Washington las conclusiones del proyecto DRUID (Driving Under the Influence of Drugs, Alcohol and Medicines).

Uno de los siete grupos de trabajo reunidos bajo esta iniciativa centró la investigación en la prevalencia del uso de sustancias psicotrópicas en los conductores europeos y, en el caso español, los datos los publicó el Observatorio Nacional de la Seguridad Vial de la Dirección General de Tráfico del Ministerio del Interior.

Las conclusiones de este estudio, basadas en los resultados de 3.300 controles de tráfico en carretera y vías urbanas realizados en toda España entre septiembre de 2008 y agosto de 2009 establecen que el 16,9 % de los casos los conductores sometidos a control dieron positivo por alcohol, drogas o medicamentos con capacidad de alterar la capacidad de conducir.

El estudio hace la salvedad de que este riesgo varía según los días de la semana y según las horas del día y que no afecta por igual a los distintos segmentos de población y que los causantes de las alteraciones de conducta son de naturaleza diversa.

No obstante, el riesgo más elevado para el conjunto de la población se concentra por la noche, ya que los controles con resultado positivo en estos periodos superan ampliamente los que se registran durante las horas del día.

Mientras que los controles con positivo entre la población masculina alcanzaron el 19,1 %, en el caso de la femenina quedaron en el 7,5 %.

Más acusadas son las diferencias por tramos de edad. Los más jóvenes, entre 18 y 24 años, dieron positivo en el 21,6 % de los casos.

En estos controles, la primera causa de alteración de la conducta fue el consumo de cannabis, con un 38,6 % de los casos positivos, y si a esto se le añade el consumo de cocaína y otras drogas, resulta que el 52 % de los conductores dio positivo por esta causa.

El porcentaje llega hasta el 64 % si se cuentan los conductores que, además de drogas, también dieron positivo por un alto nivel de alcohol en sangre.

Complementariamente, el 27,4 % dio positivo por consumo de alcohol sin otras sustancias y finalmente un 7,5 % lo hizo por medicamentos de naturaleza antidepresiva o con capacidad de alterar la capacidad de conducción.

Por sexos, el consumo de drogas es la dominante entre la población masculina mientras que el alcohol lo es entre la femenina.

Entre las drogas, el cannabis es la sustancia más presente en los controles de tráfico realizados en los jóvenes de 18 a 24 años y, en cambio, la cocaína es el estímulo principal entre la población de 25 a 34 años.

En el análisis de las drogas sobre las víctimas mortales de accidentes de tráfico, de los 702 casos de accidentes con resultado de muerte en el 45 % de este grupo se detectó la presencia de sustancias psicotrópicas en el análisis forense, y en el caso de los peatones (192 casos) dio positivo un 42,2 %.