Este fin de semana, se cerraron los accesos al puerto de Navacerrada

La medida ya había sido anunciada el pasado 27 de enero, pero no ha sido estrenada hasta este sábado. La avalancha de visitantes ha colapsado la sierra madrileña.

A las 9 de la mañana del sábado ya estaban totalmente ocupados los cuatro aparcamientos para esquiadores, los dos del puerto, el de Cotos y el de Valdesquí. Había 1.400 vehículos estacionados y cien coches pasando cada cinco minutos por lo alto del puerto. No entraba ni un coche más.
Ante tal avalancha de visitantes, la DGT cerró el acceso a Valdesquí, Cotos y Rascafría a esa hora, volviéndose a abrir sobre las doce del mediodía, sin que se permitiera la parada en las estaciones de esquí.
Los agentes de la Guardia Civil desviaron la circulación y enviaron a los automovilistas de regreso a la capital por las carreteras M-604 y M-601. Desde la M-601 se pudo acceder al puerto y a la carretera hacia La Granja durante todo el día.
Según la Guardia Civil, los paneles de las carreteras nacionales informaron durante todo momento a los conductores de las alternativas al ascenso por el puerto de Navacerrada para ir hacia Rascafría.
Segovia, perjudicada por la medida
Los Ayuntamientos de varios pueblos y de la capital de Segovia han exigido a Tráfico que sólo aplique estos cortes en caso de emergencia ya que la M-601 no acaba en el Puerto de Navacerrada.
El cierre de estos accesos puede evitar el turismo hacia Segovia. Así, diversos empresarios y hosteleros de la zona también han rechazado la medida. Según han afirmado, el corte de los accesos provoca cuantiosas pérdidas económicas para sectores vitales de la provincia segoviana, con el consiguiente riesgo para las empresas y el empleo.