España quiere que el Libro Blanco del Transporte recoja sus "diferencias territoriales"

La UE retoca el denominado "Libro Blanco del Transporte", un documento que regirá la política europea en esta materia hasta 2010. Esta normativa mete a todos los países en un mismo saco, pero España quiere aprovechar su turno en la Presidencia de la Unión para dar a conocer "nuestras diferencias territoriales".

Todavía quedan algunas páginas por escribir en el Libro Blanco del Transporte y, para completarlas, el ministro de Fomento español, Francisco Álvarez Cascos, se ha reunido con el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC).

Ambas partes coinciden en señalar que el documento elaborado en Bruselas no ha tenido en cuenta las diferencias territoriales entre los distintos países. Así, según han subrayado, se ha olvidado que España es un país periférico con escasa concentración urbana, con menor desarrollo y renta per cápita que los estados centrales, con una compleja orografía y muy basado en el turismo, por lo que necesita transportes de carretera muy desarrollados.

Mientras, esta normativa pretende reducir la presencia de este tipo de transporte y del aéreo y aumentar la del marítimo, fluvial y ferroviario. Álvarez Cascos ha destacado que entre las prioridades de la Presidencia española de la UE también se encuentra el aumento de la seguridad en las carreteras.

Los mejores vídeos