España, principal valedor del sistema Galileo

Galileo todavía tiene mucho lastre a tierra: EE.UU. defiende el monopolio de su GPS, mientras que algunos países de la UE no están dispuestos a realizar inversiones millonarias. España se ha convertido en uno de los principales valedores de este proyecto.

Todos, incluso los estadounidenses que defienden a capa y espada el imperio de su GPS, reconocen la importancia de este proyecto, pero el dinero parece anclar a Galileo. De convertirse en realidad, Galileo supondría la creación de la primera empresa común europea, la independencia tecnológica de la UE y un salto cuantitativo en la localización geográfica por satélite.

Galileo también significa un esfuerzo económico que muchos países de la Unión no están dispuestos a asumir, más si tenemos en cuenta que, por ahora, el uso del GPS es completamente gratuito (económicamente hablando, ya que el ejército norteamericano se encarga de su gestión y adquiere importantes "ventajas" de la misma).

España se ha encontrado desde el principio entre sus máximos valedores y, ahora que preside la UE, podría aprovechar para dar el empujón definitivo a este esperado proyecto. El Partido Socialista acaba de presentar una proposición no de ley para que se adopten medidas para desbloquear su desarrollo.

La industria aeronáutica española también puja porque nuestro país acoja la empresa común que se encargaría de gestionar su desarrollo. Compañías como Aena, Alcatel Espacio, EADS-CASA, GMV, Hispasat, Indra Espacio y Sener forman parte de este programa; además España posee dos centros de seguimiento de satélite, en las localidades madrileñas de Robledo de Chavela y de Villafranca del Castillo.

Si quieres saber más, no te pierdas esta página</font color="#0000CC"> elaborada por la Comisión Europea.