España: menos accidentes, más muertos

Morir tras un accidente de tráfico en España es mucho más probable que en el resto de Europa. A esta escalofriante conclusión ha llegado un grupo de especialistas de la Fundación RACC (Real Automóvil Club de Catalunya). Según aseguran, la mortalidad en carretera es más elevada en nuestro país que en Gran Bretaña o Alemania, donde paradójicamente se produce un mayor número de siniestros.

Las cifras de accidentes en las carreteras y el goteo de víctimas mortales son una constante en España; y más en época estival y vacacional, en la que los desplazamientos se multiplican. Según un estudio llevado a cabo por el RACC, la cifra final de fallecidos se reduciría en nuestro país casi a la mitad si los servicios de emergencia fueran más eficaces.

La mortalidad en nuestras carreteras es una de las más elevadas del territorio comunitario. La media europea se coloca en 230 accidentes por cada 100.000 habitantes. Sin embargo, a pesar de que España no se encuentra entre los países con más siniestros (Alemania tiene una media de 456 y Gran Bretaña, de 402), sí encabeza el ránking de mortalidad. Según el RACC, este fenómeno se explica por la actuación de los servicios de emergencia tras el accidente y por la coordinación o falta de ella entre los diferentes actores: fuerzas de seguridad y servicios médicos. El RACC asegura que en Madrid y en Barcelona, de media, los servicios de asistencia tardan entre cinco y seis minutos en llegar al lugar del siniestro. El 66 por ciento de las muertes tras un accidente se produce en los 20 primeros minutos. En nuestro país, pierden la vida un 3,5 por ciento de las personas que se ven implicadas en un siniestro de tráfico; la media en Europa se coloca en un mucho más bajo 2,2 por ciento. Si lográsemos los resultados de Alemania (sólo pierden la vida el 1,8 por ciento de las personas que sufren un accidente), se reducirían el número de fallecidos casi en un 50 por ciento.

La diferencia no es sólo por las mejores infraestructuras o por un mejor y más moderno parque automovilístico, sino, según señalan, por un sistema de atención de emergencias mucho mejor estructurado que en nuestro país.

Uno de los problemas que hay en España es el listado interminable de números de teléfono de emergencia. Aunque cada vez se está centralizando más las operaciones a través de 112, continúan atendiéndose emergencias en los conocidos 061 (SAMUR), 091 (Policía Nacional), 092 (Policía Municipal), 062 (Guardia Civil), etc.

Precisamente, esta unificación de tareas para su mejor coordinación es una de las prioridades de la Unión Europea y está previsto que se realice en torno al 112. La campaña del Real Automóvil Club de España (RACE) que fue presentada hace unas semanas bajo el lema “Cambio de sentido" llega este fin de semana a Levante.

El objetivo es concienciar a los conductores acerca de la importancia de cumplir con los consejos básicos de seguridad durante la circulación. Repartirán un CD de música de los grupos Lista Social y Cómplices, donde se incluye un tema dedicado a un amigo que perdió la vida en un siniestro de tráfico.

El autobús del RACE visitará diferentes playas de Murcia el sábado (entre las 11 y las 14 horas). El domingo irá hasta Alicante (entre las 11 y las 14 horas, en Calpe y, entre las 17 y las 20 horas, en Santa Pola) y el lunes, a Valencia (entre las 11 y las 15 horas en la Malvarrosa). Dos guardias civiles fueron arrollados ayer, 11 de agosto, mientras atendían un siniestro de tráfico en la A-23 oscense. Uno de los dos agentes fue trasladado en helicóptero, por su extrema gravedad, a la Mutua de Accidentes de Zaragoza: ha perdido un brazo y tiene contusiones en todo el cuerpo. El otro permanece ingresado también con heridas de carácter grave en el Hospital San Jorge de Huesca.

En marzo pasado, cinco agentes de la Guardia Civil perdieron la vida en un siniestro parecido. Este cuerpo denuncia que hay reducidos medios, que los sueldos son bajos y que son pocos los agentes que quieren desarrollar su labor en las Agrupaciones de Tráfico. La patronal de empresas aseguradoras, UNESPA, acaba de comunicar que durante los seis primeros meses del año, los accidentes leves de tráfico han subido respecto al mismo periodo de 2004. Y lo han hecho de manera espectacular: un 8 por ciento.

Esto significa, según las empresas aseguradoras, que se está produciendo "un repunte de la siniestralidad leve, puesto que los aumentos del parque de vehículos y de la densidad de tráfico no son suficientes para explicar un aumento de esta magnitud".

La mayoría de los accidentes leves contabilizados por las aseguradoras se producen en viernes y la región que más ha sufrido entre enero y junio ha sido Andalucía, con 173.015 (un 10,1 por ciento más que en mismo periodo del pasado año.

Sin embargo, fueron las comunidades de Canarias, Baleares y Murcia las que más incremento relativo registraron con datos en torno al 12 por ciento.