España mantiene su posición de país barato para comprar un coche nuevo

La Comisión Europea publica su informe semestral sobre el estado de los precios de los coches nuevos en la Unión. España continúa siendo una de las naciones donde adquirir un vehículo de fábrica resulta más barato.

Un informe de la Comisión Europea, publicado en la pagina web oficial de la misma hoy lunes, resalta que la diferencia de precios de los automóviles nuevos, antes de impuestos, en la Unión Europea continúa siendo muy elevada y que España es uno de las naciones con los costes más bajos para el consumidor.

El Ejecutivo comunitario ha analizado los precios de 81 modelos vendidos en los quince estados miembros de la Unión a fecha de 1 de mayo.

Grecia, Finlandia, Holanda y Dinamarca acompañan a nuestro país en este ránking, mientras que Gran Bretaña se sitúa claramente en el polo opuesto. Si sólo se tiene en cuenta a los doce países pertenecientes a la denominada "Eurozona", Alemania encabeza la lista de naciones donde comprar un coche nuevo resulta más caro.

Además, el citado estudio precisa que los grupos PSA, Fiat y Volkswagen y las compañías Ford, Opel y algunos fabricantes japoneses están siguiendo una política de elevación de precios en el país germano frente a la tentativa por parte de los fabricantes locales de limar diferencias respecto al resto de mercados.

El informe de la Comisión pone como ejemplo que 46 modelos del total de los analizados son más de un 20 por ciento más caros en Alemania que en, al menos, otro de los mercados de la zona euro.

El estudio también consagra, al igual que lo hiciera el pasado mes de noviembre, con la publicación de otro de similares características, que la diferencia de precio media de los modelos de automóviles de mediano y pequeño tamaño es muy superior a la existente entre los vehículos de gamas altas.

El modelo con el diferencial más alto es el Opel Astra (51,6 por ciento), (un 37,4 por ciento), seguido por el Opel Vectra (48,5 por ciento), Opel Corsa (37,4 por ciento), Volkswagen Golf (33,1 por ciento), Renault Clio (31,3 por ciento) y Volkswagen Polo (28 por ciento).