España entre los países con los carburantes más baratos

Pese al extraordinario aumento de precios de las gasolinas y los gasóleos durante el pasado año –sólo en España, su precio subió entre el 15 y el 18 por ciento respectivamente-, la tendencia se mantiene contenida en nuestras fronteras. De momento.

El Gobierno, inflexible ante los combustibles
El Gobierno, inflexible ante los combustibles

Dicen que el mal de muchos es el consuelo de… ¿unos cuantos? Así es si tenemos en cuenta que, pese al impresionante encarecimiento del precio internacional del petróleo, nuestro país sigue siendo uno de los lugares de la Unión Europea que goza de los carburantes más baratos.Según los últimos datos oficiales de la UE, las gasolinas habían subido una media del 14 por ciento entre enero y julio de este mismo año, llevándose la peor parte de ese incremento Grecia, Bélgica y Luxemburgo. Sin embargo, España -pese a situarse justo detrás de estos tres países, con una subida del 16 por ciento-, es el lugar donde la UE aplica los impuestos más bajos. Algo que, lamentablemente para los consumidores, no tardará mucho en cambiar. Y es que, si actualmente la media de lo que se llevan los impuestos en la UE por litro de combustible está en el 62,6 por ciento, en el caso de las gasolinas, y en el 53,1 por ciento en el caso del gasóleo, en España disfrutamos de impuestos aplicados por litro de combustible algo más bajos: 54,5 por ciento para las gasolinas y 46,2 por cien para los gasóleos. En la actualidad, claro, porque esta situación cambiará en cuestión de dos años, cuando se produzca una armonización de los impuestos a nivel europeo y nuestros combustibles incrementen su precio considerablemente.