España despuntará en tecnología automovilística

La deslocalización de la producción de automóviles en nuestro país era, hasta ahora, uno de los principales problemas a los que se enfrentaba la industria del motor en España. Los tiempos están cambiando y ya no se ve como un problema: llegan nuevas inversiones en I D I.

España despuntará en tecnología automovilística
España despuntará en tecnología automovilística

La innovación en la industria del automóvil en nuestro país es la baza más importante con la que contamos para asegurar el futuro del sector. Precisamente, este pilar es el que hay que fortalecer y apoyar.

Muchas son las necesidades que, en multitud de ocasiones, la industria ha reivindicado ante la Administración. Pero… ¿qué está haciendo el Ejecutivo para llevarlas a cabo? En palabras de Jesús Candil , director general de Desarrollo Industrial, departamento dependiente del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, se están estudiando medidas encaminadas a reducir la fiscalidad sobre las empresas, incentivar así innovación, flexibilizar los contratos laborales y conseguir mayores eficiencia y eficacia del transporte y el consumo de energía y, todo ello, sin dañar el medio ambiente. Candil ha expuesto estas medidas en el transcurso del Congreso Hispano-Alemán del Automóvil que se celebra estos días en la capital española.

Una de las últimas y aplaudidas acciones que la Administración ha tomado es la de crear diversos observatorios. El próximo 16 de abril se firma un convenio marco entre el Ministerio de Industria, las asociaciones de fabricantes y de proveedores, los centros tecnológicos, los sindicatos y las delegaciones de las secretarías de Estado de Telecomunicaciones y de Comercio para la puesta en marcha de uno de estos órganos de control. De esta forma, se confirma el “apoyo firme y decidido del Gobierno" al sector, en palabras de Candil. Y entre los problemas que hemos enumerado no se ha mencionado la deslocalización, que hace muy poco tiempo preocupaba tanto a la industria. No es que se haya disipado, pero los puntos de atención ahora son otros. Es cierto que nuestro país va a sufrir un trasvase de su industria de producción a otros países donde las condiciones laborales son más favorables para los productores (salarios más bajos, sobre todo). Sin embargo, en contra de lo que se pensaba hace unos años, esto ya no es un problema. ¿Por qué? Porque a España están llegando nuevas inversiones dirigidas a centros de desarrollo y de investigación de nuevas tecnologías. - Candil ha explicado que la automoción contará con dos observatorios sectoriales: el primero se centrará en la fabricación de componentes, mientras que el segundo se dedicará al producto final.
- Cada observatorio tendrá que presentar informes anuales sobre la problemática de su área industrial. Asimismo, elaborará estudios sobre su situación laboral, coyuntura y nivel de desarrollo tecnológico, entre otras materias.
- Por su parte, el presidente de Anfac, Juan Antonio Fernández de Sevilla, ha acogido favorablemente el anuncio de la creación estos organismos, pero ha señalado que “no son la panacea". De Sevilla ha reclamado una armonización del régimen fiscal del automóvil, una reducción de su marco regulador, un impulso a la innovación y desarrollo y una mayor protección de los derechos de imagen y marca en los diseños industriales. También ha solicitado una mejora de las infraestructuras de transportes, la ampliación de los contratos temporales a 18 meses (en lugar de los 12 actuales) y la revisión del derecho de huelga en el sector. Según el presidente de Anfac, “el más pequeño paro provoca cuellos de botella en la manufactura".
- El Congreso de los Diputados ha aprobado una propuesta de CiU por la que se creará una subcomisión que analizará medidas para evitar los procesos de deslocalización en la industria española. Asimismo, este organismo ha convalidado hoy el Real Decreto Ley de Reformas Urgentes para el Impulso de la Productividad, que forma parte del Plan de Dinamización de la Economía ideado por el Gobierno. Esta norma establece reformas en el mercado energético, con cambios en el sector de los hidrocarburos: los operadores principales serán aquellos que tengan las cinco mayores cuotas del sector.
Texto: Noemí Alonso. El Ministerio de Industria se ha ofrecido como interlocutor de la industria en todos los niveles, desde los meramente nacionales hasta cualquier grado internacional y, en especial, en las relaciones con la Unión Europea. No hay que olvidar que nuestro país es uno de los principales productores de coches del mundo. Los fabricantes han recogido el guante lanzado por Industria, pero han reclamado mayor celeridad en la ejecución de las actuaciones previstas. Desde Anfac se analiza el problema y se reconoce que no sólo es competencia de Industria.

Para potenciar el sector en nuestro país hace falta la implicación de otros muchos ministerios. Fomento, en relación al desarrollo de infraestructuras y potenciación de intermodalidad; Trabajo, para la consecución de contratos laboralesmás acordes con las necesidades de la industria; Interior, en materia de seguridad vial; y Medio Ambiente, respecto a normas anticontaminación.
Anfac no va a regatear ni a escatimar esfuerzos y está dispuesta a trabajar codo con codo con la Administración. El objetivo es darle un fuerte empujón al sector automovilístico en España. La industria del automóvil en España es una de las más importantes: los datos así lo justifican. Entre el 6 y el 10 por ciento del producto interior bruto se genera en el sector; un 9 por ciento del empleo nacional trabaja en compañías directamente relacionadas con el motor y el 25 por ciento del volumen de exportaciones del país está copado por esta industria.

No sólo de los datos cuantitativos debemos estar orgullosos. La calidad de la industria automovilística nacional es alta en aspectos como la innovación, la tecnología, la flexibilidad laboral y la organización.

Además, nuestra economía automovilística se encuentra saneada y cuenta con apartados muy positivos, tales como la experiencia y preparación de nuestras plantillas (mano de obra altamente cualificada), el alto nivel de productividad y, sobre todo, una paz social que en países del Este –posible competencia de nuestro mercado- aún no se ha conseguido. Precisamente, sobre el papel de los países del Este en el futuro de la automoción europea ha versado la ponencia elaborada por el presidente de Skoda, Detlef Witting, en el Congreso Hispano Alemán del Automóvil.

Para Witting, las ventajas que ofrecen países como la República Checa o Polonia respecto a regiones como España y Portugal pueden arrastrar y deslocalizar la industria del motor en algunos años. Sin embargo, ya no es preocupante, tal y como explicábamos unas líneas más abajo, porque no se trata de competencia directa. Ellos heredan el tipo de industria en torno a la producción pura y dura. Mientras, nuestro país mira hacia los desarrollos tecnológicos y de innovación.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.