¿Es efectiva la lucha contra la velocidad?

Los nuevos controles anunciados por la DGT han generado una respuesta enfrentada por parte de las principales asociaciones del sector.

La velocidad sigue siendo un asunto que genera polémica, sobre todo en la manera que la está tratando la Dirección General de Tráfico. Este organismo público ha intensificado los controles dedicados a “cazar" a los conductores veloces desde la llegada del nuevo director, Pere Navarro, en mayo del año pasado y, con ello, se han incrementado la recaudación por multas. El año pasado, se controló la velocidad de 20 millones de automóviles, un 26 por ciento más que en 2003, y la política que está desarrollando la DGT va encaminada a la colocación de más radares fijos (hasta 800 para 2007). Sin embargo, no está aún claro que estas medidas provoquen un descenso en la siniestralidad.Para Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados, el “control indiscriminado de la velocidad no es adecuado". Citando datos obtenidos en Francia, donde la persecución a la velocidad también es una prioridad, se observa que “los grandes excesos no se han reducido y representan una proporción mínima (0,5 por ciento)". Por el contrario, los excesos mínimos suponen el 90 por ciento. Arnaldo sugiere que se imite el comportamiento galo, donde las multas por superar ligeramente los límites han reducido su cuantía a la mitad. La nueva campaña de control de la velocidad, de la que ya os hablamos ayer, ha generado también críticas por parte de las Asociación Estatal para la Defensa e Integración de Accidentados. Según esta entidad, “estas actuaciones sirven para más bien poco a la hora de crear una conciencia permanente de respeto a las normas de circulación" y abogan porque estas iniciativas deben realizarse de continuo para que den resultados. Por otra parte, también hay estudios que demuestran que, si se lograra rebajar un 10 por ciento la velocidad media, se reduciría un 40 por ciento el número de accidentes.
Esto no lo perciben así los automovilistas españoles, pues, según una encuesta europea, un 12 por ciento no considera que conducir rápido sea arriesgado y un 73 por ciento cree que los demás superan a menudo los límites Por otro lado, según datos de la FGT, la cuarta parte de los permisos de conducir expedidos el pasado año fue para inmigrantes. El crecimiento ha llegado hasta el 132 por ciento, hasta alcanzar las 290.202 licencias. Un estudio de la revista Autoescuela revela que Marruecos es el país extracomunitario al que más permisos se canjearon el año pasado, con 98.789, seguido por Ecuador, con 40.021, y República Dominicana (31.969).

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.