Entra en vigor la nueva Ley de Garantías

El próximo 11 de septiembre es la fecha marcada para que entre en vigor la nueva Ley de Garantías, la normativa que regula la garantía de todos los productos que se compran en España. Desde ahora, los coches usados tendrán una garantía de dos años.

La Ley de Garantías no supondrá gran cosa para los compradores de coches nuevo. Hasta ahora, al estrenar un vehículo, los fabricantes estaban obligados a ofrecer una garantía de seis meses. Sin embargo, la competencia había hecho que todos ofrecieran ya dos años o, como muy poco, uno. Desde el próximo 11 de septiembre los dos años en los coches nuevos serán obligados.

Sin embargo, donde sí se notarán cambios será en la compra de coches usados. Actualmente, la ley sólo obliga a certificar el vehículo comprado por seis meses. Sin embargo, con el cambio legal, será obligatorio dar garantías de dos años o, si se llega a un pacto entre comprador y vendedor, de un año.

En principio, esta obligación no rige para las compra-ventas realizadas entre particulares. Ahí, la confianza mutua seguirá siendo la única garantía. Sin embargo, las tiendas especializadas en coches de ocasión estarán obligadas a entregar al comprador un documento especificando el estado de cada parte del coche. Se quiere que la operación se realice sobre un consenso en torno a cómo está realmente el automóvil en venta.

A este cambio habrá que añadir la cada vez mayor actividad certificadora en el mercado de usados. Empresas como Certiatuo o Applus lideran este sector de la inspección técnica y la certificación de coches de segunda mano. Su actividad, totalmente reglada y controlada por la Administración, sirve para dar el visto bueno a coches de ocasión que, de otra forma, no tendrían ningún aval.

Con todas estas novedades, se espera que el mercado español de coches de ocasión y seminuevos se reactive. Ahora, comprar un usado despertará más confianza que antes, con lo que deberían realizarse más transacciones.
En España, según los datos de Ganvam, la patronal de los vendedores, se venden 0,8 usados por cada coche nuevo que se vende. Esto pone a nuestro país muy por debajo de otros desarrollados, como Japón, donde se venden 1,4 usados por cada nuevo. En Francia, la relación es de 2,4 a 1, mientras que en Estados Unidos sube a 2,7 a 1.

Pero no todo el mundo está contento con los cambios. Faconauto, la patronal de los concesionarios, los que venden coches nuevos, se ha mostrado insatisfecha con la redacción final de la ley de garantías. “Se ha perdido una gran oportunidad" para tener una reglamentación que sea buena para todos, señalan.