En Suecia, detienen a turistas por robar señales de trafico

Es mejor que los turistas que visiten Suecia no decidan llevarse una de las muchas señales que advierten sobre el peligro de que los alces invadan la calzada. Los responsables de tal acción pueden acabar siendo recluidos de forma temporal en un calabozo.

Las señales de tráfico que advierten sobre los peligros en la carretera propios de cada país se han convertido, tal como la señal que advierte sobre los canguros en Australia, en un perseguido souvenir por los turistas.
La señal más codiciada de Suecia es la que advierte sobre el peligro que suponen los alces que invaden ocasionalmente la calzada. Estos animales están implicados en uno de cada dos accidentes mortales que se producen en este país escandinavo.
Por ello, la policía sueca considera de vital importancia la abundancia de señales que advierten a los conductores sobre este peligro para que, en consecuencia, extremen la prudencia. El problema surge cuando las placas que avisan sobre este peligro se convierten en uno de los recuerdos más codiciados por los turistas.
Las Autoridades suecas han decidido aplicar duras sanciones para disuadir a los cazadores de souvenirs. Quien se decida por desmontar una de las señales, valoradas en más de 20.000 pesetas, y llevársela se enfrenta a sanciones que, según las circunstancias, pueden llegar a rondar las 100.000 pesetas. Una parte del dinero recaudado se destina a la reparación del daño y otra parte va destinada a fondos de ayuda para las víctimas de accidentes de tráfico.
Por si fuera poco, desde hace poco es posible recluir temporalmente a los ladrones de señales de alces. La preocupación ha llegado hasta la embajada alemana en Estocolmo, después de que hace unas semanas se detuviese temporalmente a un grupo de adolescentes tras haber sido sorprendido robando una señal que advertía sobre el peligro de los alces.
Hasta el ADAC, el Club del Automóvil Alemán, ha aconsejado a sus miembros que viajen a Suecia y deseen este souvenir que lo compren en las tiendas de recuerdos por unas 8.000 pesetas. También recomienda guardar el justificante de la compra hasta salir de las fronteras suecas para evitar todo tipo de confusiones.

Los mejores vídeos