En PSA apuestan por la pila de combustible

El grupo francés PSA ha presentado esta misma mañana en París su política ecológica. Sus responsables destacan el gran futuro que espera a la tecnología de hidrógeno, la pila de combustible. Sin embargo, aseguran que aún faltan años para que se asiente y sea viable comercialmente.

En PSA apuestan por la pila de combustible
En PSA apuestan por la pila de combustible

Después de varios años colaborando con la Unión Europea y con el Gobierno francés en el desarrollo de tecnologías limpias y respetuosas con el medio ambiente, el grupo PSA ha decidido exponer claramente su programa ecológico.
El grupo que engloba a Citroën y Peugeot convocó esta mañana una rueda de prensa en París. En ella, Jean-Martin Folz, presidente de PSA, y Pacal Hénault, director de Investigación e Innovación para el Automóvil, expusieron cuáles serán las líneas maestras de su política medioambiental.
Su apuesta de futuro más importante pasa por el hidrógeno. Pascal Hénault asegura que la pila de combustible es una solución técnica con mucho futuro y un potencial de lo más real. Como es sabido, la pila de combustible extrae electricidad del hidrógeno y la emplea para mover un motor eléctrico.
Jean-Martin Folz ha señalado que el empleo de las pilas de combustible es todavía caro y difícil por las complicaciones arquitectónicas que supone para los coches. Sin embargo, está seguro de su gran viabilidad a medio y largo plazo.
Cree Folz que los dispositivos actuales deberán reducir en cinco veces su tamaño antes de ser comercialmente atractivos.
En función de este desarrollo, calcula varios estadios. Para la etapa 2005-2010, aseguran en PSA que se generalizará la aplicación de pequeñas pilas de combustible en los coches. Servirá como complemento y refuerzo de las baterías tradicionales, especie en vías de extinción dentro de la industria del motor.
Para demostrar cómo será ese paso, el grupo ha presentado un prototipo de taxi que emplea un motor eléctrico alimentado por baterías que son recargadas por una pila de combustible que lleva un pequeño depósito de hidrógeno. Se ha montado sobre la base de un Peugeot Partner y tiene emisiones cero y una autonomía que puede llegar a los 300 kilómetros, muy por encima de la mayoría de vehículos eléctricos convencionales.
En el periodo 2010-2020, el grupo francés tendrá ya vehículos que utilicen la pila de combustible como fuente fundamental de energía. En ese momento, PSA considera que la mejor alternativa será el empleo de reformadores de combustibles.
Estos dispositivos extraen el hidrógeno de un combustible líquido, como el etanol o la propia gasolina, y emplean ese hidrógeno para alimentar la pila de combustible. La ventaja es que se alivia al vehículo de los pesados depósitos que requiere un elemento tan volátil como el hidrógeno. También se elimina la necesidad de crear una red de "hidrogeneras" donde abastecer dichos tanques.
Un tercer tiempo se inaugurará a partir de 2020, fecha en la que PSA calcula que ya tendrán listos vehículos de gran autonomía propulsados por hidrógeno. Para ilustrar cómo serán, ha exhibido otro Partner denominado Hydro-Gen. En este prototipo, se ha reducido notablemente el espacio que ocupan los depósitos de hidrógeno. Su pila de combustible llega a los 30 Kw.
Este prototipo embarca hidrógeno, con lo que necesita repostar este combustible a presión. Es decir, este vaticinio de PSA presupone la existencia de una cierta de red de puntos en los que poder recargar los depósitos. También presupone que, para entones, estos últimos elementos sean más ligeros sin que por ello pierdan su estanqueidad.

Acuerdos con la Administración
Además de mostrar sus proyectos futuros, PSA ha dado a conocer sendos acuerdos firmados con la Administración para fomentar el desarrollo de estas tecnologías.
En concreto, han firmado uno con el CNRS, el Centro Nacional de Investigación Científica, y otro con la Administración de la Energía Atómica.
En ambos casos los protocolos recogen la intención de las partes de profundizar en esta línea de trabajo ecológica basada en el empleo del hidrógeno.

Otras posibilidades energéticas
Además del hidrógeno, PSA ha previsto recorrer otros caminos.
Por un lado, se mejorará la tecnología de motores de gasolina y Diesel para que sean más eficaces y consuman menos. El motor 1.4 HDI, con un consumo de cuatro litros a los 100, es un buen ejemplo de esto.
Por otro, se fomentará el empleo de GLP, gas natural para vehículos, que es muy poco contaminante. En esta línea de utilizar combustibles limpios, también se acelerarán los programas de biocarburantes, derivados de los vegetales que hacen las veces de carburantes. En este apartado, el grupo PSA propone el Diester 30, el ETBE y el etanol como principales fuentes energéticas.
Por último, y gracias a su experiencia en este campo, se mantendrá el trabajo en el campo de los coches puramente eléctricos, de los que la empresa ha vendido ya más de 9.000 en lo que va de año. Su trabajo en La Rochele, una localidad francesa completamente "electrificada", ha sido determinante para consolidar esta línea de negocio.
Combinado con esta tecnología está la de los coches híbridos, otra de las apuestas firmes del grupo. En PSA creen que la unión de motores de gasolina y propulsores eléctricos es una buena solución para reducir la contaminación urbana. En tres años , tendrán en marcha tres familias de vehículos de este tipo: minihíbridos, híbridos de tamaño medio e híbridos de emisión cero.
En el primer paso la contaminación producida por cada coche se verá reducida en un 10 por ciento. En el segundo, con motores Diesel y dispositivos de "stop and start", la reducción llegará al 20 por ciento.
Para el paso definitivo, el cero emisiones, los vehículos contarán con una función que optimizará al máximo la propulsión, de forma que se llegue a momentos de contaminación inexistente.

Los mejores vídeos