En pos del automóvil del futuro

El coche y el avión serán en un futuro, más o menos cercano, dos medios de transporte que compartirán bastantes elementos, aunque, por suerte o por desgracia, no ocurrirá lo mismo con el medio.

La Universidad Politécnica de Valencia (UPV) está estudiando aplicar a los automóviles una tecnología similar a la que poseen los aviones. El fin principal es hacer que los vehículos sean más ligeros y que consuman menos combustible que los actuales. Este estudio se engloba dentro de un proyecto europeo para diseñar el llamado "coche del futuro" y está desarrollado por el Departamento de Sistemas y Computadoras (DISCA) de la universidad valenciana.
El primer paso en este sentido lo ha dado el investigador austríaco Hermann Kopetz, que está perfeccionando el diseño de una tecnología de elementos electrónicos que permitan al coche seguir funcionando a pesar de fallos puntuales. Además, se está desarrollando una serie de prototipos de circuitos electrónicos y redes con el fin de que sustituyan al eje que une el volante con las ruedas o el circuito hidráulico de frenado y así hacerlos más fiables.
Según Pedro Gil, responsable del proyecto en la Politécnica, se trata de provocar fallos en los circuitos para comprobar que los nuevos sistemas funcionan, para así garantizar la seguridad de los usuarios. En estas investigaciones, ya se han mostrado interesadas empresas como Volvo y Motorola.