En Ohio, los trabajadores de DaimlerChrysler protestan por la falta de seguridad

DaimlerChrysler ha recibido continuas quejas por la peligrosidad de su planta de Jeep en Ohio. En esta factoría norteamericana, el número de trabajadores accidentados duplica la media de la industria automovilística.

Un periódico estadounidense, The Blade, ha afirmado que el número de accidentados y trabajadores heridos en la fábrica que DaimlerChrysler posee en Ohio duplica la media de la industria del automóvil.
Desde la compañía se asegura que muchos trabajadores ignoran las medidas de protección, pero el gran tamaño de la fábrica y, sobre todo, su avanzada edad son las principales causas de esta alta tasa de accidentalidad.
Con 90 años, esta fábrica es la más antigua de la nación. Según un informe rescatado por The Blade, en los últimos 20 años, han muerto 6 personas en accidentes laborales y se han cometido 165 violaciones importantes de seguridad. Sólo en 1997, se hirieron más de 300 trabajadores.
Estos números no justifican que, hasta hace dos años, las multas de la Administración hayan sido mínimas. Según los sindicatos, en esta planta se presta mayor atención a la producción que a las normas de seguridad.
Un portavoz de la compañía, Trevor Hale, asegura que, desde 1996, la compañía ha gastado 8 millones de dólares en adecuar las medidas de seguridad, una inversión que no parece haber tenido demasiados efectos, ya que, durante el año pasado, el Gobierno norteamericano situaba la planta entre las fábricas más peligrosas de su país.
"Algunos de los problemas de seguridad ocurren porque los empleados suspenden a la hora de acatar las normas", asegura Trevor Hale. En esta versión coinciden los sindicatos, que aclaran que muchos empleados violan a veces las medidas de seguridad para ahorrar tiempo y porque el castigo es infrecuente.