En GM temen cierres de plantas

Rüsselsheim, Zaragoza, Trollhättan... cualquier planta europea de GM puede ser “la elegida". La multinacional se plantea el cierre de alguna fábrica en el Viejo Continente, o al menos eso aseguran los sindicatos. Sin embargo, las factorías no piensan luchar entre ellas: harán frente común.

Figueruelas, inmunizada contra la competencia de las fábricas del Este
Figueruelas, inmunizada contra la competencia de las fábricas del Este

La compañía se ha apresurado a matizar sus palabras: según Rüdiger Assion, portavoz de la compañía, estos planes “no suponen un cierre automático de ninguna fábrica". Sin embargo, muchos analistas no creen sus palabras. El diario Frankfurter Allgemeine sostiene que “la presión es tan fuerte que no se puede descartar nada". No hay que olvidar que el grupo ya ha pedido “sacrificios" a sus plantas europeas y estudia recortes importantes. ¿Habrá un enfrentamiento Trollhättan-Rüsselheim? La fábrica sueca de Saab es más obsoleta, pero podría ofrecer una producción más barata para asegurarse su continuidad. Sin embargo, según el comunicado conjunto de los sindicatos de GM, no van a permitir un desempate entre plantas a través de “dumping social".

Opel tiene una planta en España, en Figueruelas (Zaragoza). Según un portavoz de GM, las medidas no afectarán en absoluto a esta fábrica, que da empleo a 9.100 personas. La industria automovilística española está rejuveneciendo. Los principales fabricantes que operan en nuestro país estudian en estos momentos relevar a unos 6.000 empleados que superan los 60 años. Los expertos aseguran que se trata de una cirugía laboral muy limpia. Los contratos de relevo permiten a la compañía acortar gastos (no se paga lo mismo a los nuevos empleados que a los que se prejubilan) y socialmente resulta más aceptado. En el último año, este tipo de contratos se ha disparado. De enero a julio, se han firmado 8.363 relevos a los que hay que sumar 6.000 que se producirán en los próximos meses. En todo el año 2003, sólo se acordaron 10.327. Seat es la compañía que más recurre a estos contratos y Barcelona, la zona más afectada por los planes de rejuvenecimiento. Los sindicatos europeos de GM, encabezados por el poderoso IG Metall alemán, han lanzado un comunicado conjunto: no apoyarán ningún cierre de planta ni despidos forzosos. Rara vez las plantas de un grupo actúan de manera conjunta y deciden no competir entre ellas para asegurarse la producción. GM anunció hace unos días que fabricaría toda la gama media de Opel y Saab (es decir, el Vectra y el 9-3) en la misma planta a partir de 2008. Muchos interpretaron la noticia como el anuncio del cierre de su planta alemana Rüsselhemim o bien de la sueca Trollhättan, donde se montan estos productos.

Los mejores vídeos