En Estados Unidos también hay picaresca

Es habitual pensar que la picaresca para evitar las infracciones de tráfico es patente exclusiva de los habitantes de los países latinos; sin embargo, en los Estados Unidos también se practica.

La búsqueda de tretas de bajo coste para intentar escapar de las fuertes sanciones está a la orden del día en las ciudades de los Estados Unidos. Uno de los sistemas más utilizados es el de los dispositivos para la ocultación del número de matrícula cuando es fotografiada por una cámara colocada en un semáforo.
Internet se ha convertido en un gran supermercado para este tipo de productos. Aquí se pueden encontrar desde sprays por algo más de 10 dólares (unas 1.800 pesetas) hasta otro tipo de productos de hasta 40 dólares (unas 7.100 pesetas). En la red de redes se promete que con este tipo de artefactos la salvación de la multa está asegurada.
Diferente opinión sostiene John Petrozza, el presidente de Mulvihill, compañía encargada de producir y suministrar gran parte de las cámaras que vigilan los semáforos en las ciudades estadounidenses. Para Petrozza "las cámaras son difíciles de derrotar. La tecnología está constantemente siendo mejor, mas precisa". Las autoridades lo tienen claro: ningún tipo de engaño funciona.
Doce estados norteamericanos y Washington D.C usan las cámaras como medio para frenar a aquellos que hacen caso omiso a la luz roja de los semáforos. Esta infracción causa unos 260.000 accidentes al año en los Estados Unidos, de los que 760 terminan con alguna muerte, según datos del Instituto Asegurador para la Seguridad en Carretera.

Los mejores vídeos