En busca de un carné de conducir europeo

Hoy se reúnen los ministros de Transportes de todos los países miembros de la Unión Europea. Este consejo tiene en el orden del día un asunto que afecta seriamente a todos los conductores de Europa: la homologación de un único carné de conducir para toda la Unión.

Los ministros tienen que decidir varias cosas. Entre ellas, habrán de ponerse de acuerdo sobre la implantación en toda la Unión de un nuevo formato de carné de conducir homologado que sustituya a los diversos modelos existentes.

La idea es implantar un documento que sea como una tarjeta de crédito y lleve tecnología magnética para almacenar datos personales o, en su lugar, un chip informático.
La tarea no es baladí, porque imponer este documento unificado supondrá acabar con los 130 tipos de carné que pueblan las carreteras europeas..

Además, los ministros deberán decidir si obligan a todos los países a establecer un sistema de renovación de los permisos, porque hay estados, como Alemania, Austria, Bélgica o Francia, donde no es preciso renovar nunca el carné. Otras iniciativas que estudian los ministros son más polémicas. Tendrán que decidir si se organiza un acceso gradual a los permisos de conducción de motos potentes para los jóvenes. Es decir: que no puedan llevar directamente una moto de gran cilindrada sin haber pasado antes por vehículos menores.

También se quiere crear un nuevo carné, el de ciclomotores, que permitiría conducir este tipo de motos desde los 16 años en todos los países miembros y, si las autoridades locales quieren, desde los 14 dentro de las propias fronteras.

Otro punto con muchas aristas es del reconocimiento mutuo de permisos, una obligación ante la que muchos países se muestran reticentes.

Los mejores vídeos