El verano con menos muertos en carretera

Definitivamente, la siniestralidad en carretera baja en nuestro país. La operación especial de tráfico con motivo de las vacaciones de verano se ha cerrado con una reducción de un 16 por ciento en el número de muertos. Aun así, no hay que bajar la guardia: 708 personas han perdido la vida entre los meses de julio y agosto. Es el balance más favorable de los últimos 25 años.

Baja la siniestralidad en las carreteras españolas
Baja la siniestralidad en las carreteras españolas

La política de mano dura emprendida por el Gobierno en las carreteras comienza a dar sus frutos, al menos de momento. Ya era hora. El verano ha vuelto a dejar un elevado número de víctimas en accidentes de tráfico en nuestro país, aunque bastante menor que en años precedentes. De hecho, hay motivo para la esperanza. Por fin, este año se ha roto la tendencia alcista y cae la siniestralidad. En el ejercicio pasado, por ejemplo, el balance de vacaciones se cerró con un aumento del cuatro por ciento en el número de fallecidos con respecto a los meses de verano de 2002.Este año, las carreteras españolas han registrado un descenso de un 16 por ciento en el total de víctimas, el mejor dato de los últimos 25 años. Son cifras ya definitivas, tal y como ha confirmado este mismo mediodía el ministro del Interior, José Antonio Alonso, para quien estos guarismos “suponen una gran satisfacción, que podemos celebrar gracias al esfuerzo de la DGT y la Guardia Civil". Eso sí, Alonso asegura que “seguirán dedicando las 24 horas del día a la lucha contra la siniestralidad", porque “no hay que caer en la autocomplacencia". “La muerte de una sola persona es intolerable y, por eso, mantendremos nuestra política de tolerancia cero en las carreteras", afirma.Desgraciadamente, más de una persona ha muerto este verano en accidente de circulación. Las frías estadísticas reflejan que, entre los meses de julio y agosto, 708 personas han perdido la vida en nuestras carreteras, frente a las 851 del pasado año. El número de heridos graves también ha sufrido un importante descenso, ya que este año se han contabilizado 360, 120 menos que en el verano de 2003. Las campañas de Tráfico y la intensificación de los controles de alcoholemia y velocidad han causado, según el ministro, una conducta más sensata en carretera. Más de medio millón de personas se han sometido este verano a la prueba de alcoholemia (el doble que en 2003), de las que 15.828 (un 3 por ciento) han sido denunciadas por sobrepasar los índices permitidos. La DGT también ha controlado la velocidad de más de 4,5 millones de vehículos (un 76 por ciento más que en el pasado año), de los que 150.000 han sido denunciados (un 3,2 por ciento).Julio se ha cerrado este verano con menos muertes en carretera y con una mayor reducción todavía en el número de accidentes. Dentro lo malo, lo mejor. Durante todo el mes, un total de 354 personas perdieron la vida en los 298 accidentes sucedidos en toda la geografía española. El número de fallecidos el pasado año ascendió a 386 personas en 328 colisiones. Esta cifra supone una caída de la siniestralidad de cerca de un 9 por ciento.Bien es verdad que también hay datos muy preocupantes. Por ejemplo, un estudio realizado por la DGT durante todos los accidentes del mes. A través de ellos, constata que la distracción al volante sigue siendo una de las principales causas de mortalidad. Y en estos tiempos, de conmoción. Hasta un 25,6 por ciento de los siniestros se debieron a este factor, mientras que la velocidad acaparó un porcentaje del 17 por ciento, igual que las maniobras antirreglamentarias.El ministro del Interior ha confirmado también este mediodía que no tiene intención de rebajar los límites de velocidad establecidos en nuestras carreteras, tal y como insinuó en su día la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona. Alonso, sin embargo, sí considera fundamental “que los conductores rebajen su velocidad, pero ajustándola a los límites establecidos. Con ello, se reduciría la siniestralidad en un 30 por ciento". Alonso también ha negado la creación de una nueva agencia de seguridad vial (que englobaría a la DGT), a pesar de que ésta era una de las promesas electorales que llevaba en su programa el PSOE. El ministro considera que “no hay que tocar lo que va bien".
El mes de agosto, por su parte, refleja un descenso aún más significativo y concluye con otros 354 muertos en carretera, frente a los 465 del pasado año. Este dato es el menos trágico de los contabilizados en los meses de agosto de los últimos años.Los días de mayor siniestralidad fueron el 1, 7, 14 y 17, con quince o más fallecidos en cada caso. Como especialmente dramático recordamos la jornada del miércoles 11 de agosto, en la que fallecieron 20 personas (cifra inusual fuera del fin de semana) en víspera de la Operación Salida de mediados de mes. Su madrugada fue clave: en tan sólo 8 horas (desde las 5:30 hasta las 15:30 horas) fallecieron nada menos que 14 personas, algo inédito.La Operación Retorno de las vacaciones ha dejado también un importante número de víctimas en las carreteras. Al menos, un total de 47 personas han perdido la vida desde las tres de la tarde del viernes hasta las ocho de la tarde de ayer. El último siniestro mortal ocurrió este martes en la carretera EX105, en Almendralejo (Badajoz). Allí, un hombre de 53 años falleció, mientras que tres personas resultaron heridas graves, tras la colisión entre un tractor y un camión. Fue el final a cinco días dramáticos.

Los mejores vídeos