El Tribunal Supremo fija en 6 meses el plazo en que caduca una multa de tráfico

La sala tercera del Tribunal Supremo ha publicado una sentencia en la que fija el plazo de caducidad del procedimiento de una denuncia de tráfico: seis meses a contar desde que se incoa el expediente, una vez conocida la identidad del infractor.

El fallo da la razón al Ayuntamiento de Madrid, que había recurrido un dictamen anterior por diferencias sobre el cómputo del plazo de caducidad de una sanción.
Este recurso fue planteado por el Consistorio en 1999, contra una resolución del Juzgado número 1 de lo contencioso–administrativo, que anuló una sanción al estimar caducado el procedimiento por el transcurso del plazo reglamentario, contado no desde la fecha de incoación del expediente (una vez se conoce la identidad del infractor), sino desde que el agente formuló la denuncia.
La sentencia ha sido bien acogida por AEA (Automovilistas Europeos Asociados). En su día, Mario Arnaldo, presidente de esta asociación, ya se manifestó en su día coincidente con la doctrina que ahora fija el Supremo.
Arnaldo ha explicado que "los seis meses de plazo están para que la Administración no se duerma, para que a un automovilista no le llegue una multa de algo que hizo hace tres años; pero hasta que no se identifica al conductor, es justo que ese tiempo no empiece a correr".
Asimismo, ha añadido que "esta resolución judicial, al contrario de lo que pudiera parecer, viene a clarificar el complicado proceso que siguen las sanciones municipales de tráfico, y da seguridad jurídica al ciudadano".

Los mejores vídeos