El transporte urbano de Lima, en estado de emergencia

En Lima (Perú), las denominadas "combis", unas furgonetas dedicadas al transporte de viajeros, tienen poca capacidad y una elevada contaminación acústica y atmosférica. Eso no es todo, muchos de sus conductores no tienen licencia para conducirlos.

El transporte urbano de Lima, en estado de emergencia
El transporte urbano de Lima, en estado de emergencia

Las autoridades de la capital peruana han decidido acabar con el caos que reina en sus transportes públicos. Según ellos, se vive "un estado de emergencia", ya que cada día mueren siete personas en accidentes de tráfico en los que están involucradas las "combis".

La presidenta de la Comisión de Transporte Urbano de la ciudad sudamericana, Maruja Valcárcel, ha descrito una situación realmente esperpéntica: miles de conductores no tienen ni siquiera licencia y, para captar pasajeros, llegan a realizar carreras con la competencia y efectúan maniobras prohibidas.

En la capital peruana coger un taxi también tiene sus "riesgos": no existe el taxímetro obligatorio y los viajeros normalmente negocian la tarifa con el conductor antes de hacer el trayecto. Además, al ser una zona sísmica, tampoco cuenta con un metro, aunque, en la actualidad, se estudia la creación de "una especie de metro en superficie, sin túneles ni plantas elevadas".

Los vehículos también se encuentran en el punto de mira de Valcárcel, ya que, como afirma, hay un exceso de "combis" de distintos tamaños, pero con escasa capacidad y muy contaminantes.

Así, en Lima estudian aplicar urgentemente una serie de medidas para mejorar sus transportes. Se baraja la creación de una ley que favorezca la importación de vehículos a bajos impuestos, siempre y cuando las compañías se encarguen de recoger la chatarra en la que quedan algunos coches. Además, se podría llegar a prohibir la importación de vehículos de segunda mano para el transporte público.