El transporte se moviliza contra la directiva europea de tiempo de trabajo

No estará en vigor antes de 2005, pero la nueva directiva europea sobre tiempos de trabajo en el transporte ya levanta escozores. Los empresarios creen que la norma, tal y como está redactada, beneficia sobre todo a los autónomos, en perjuicio de los trabajadores asalariados.

España tiene hasta 2005 para trasponer a la legislación nacional la nueva directiva europea que establece los tiempos de trabajo de los profesionales del volante. Europa quiere que los camioneros trabajen menos horas. Para lograrlo, incluye en su jornada laboral todo el tiempo que habitualmente se dedica a carga, descarga, limpieza de los vehículos, etc. Es decir, menos tiempo para conducir.

Esta medida afectará en 2005 a todos los camioneros asalariados, pero no a los autónomos, que, hasta 2009, podrán regular su tiempo sin restricciones, como hacen ahora. En España, el 60 por ciento de los profesionales son autónomos, aunque sólo poseen el 35 por ciento de los camiones en circulación.

Esta separación se debe a que los autónomos necesitan tiempo para la gestión de su empresa, con lo que no pueden ceñirse a la jornada laboral estándar.

Las asociaciones profesionales del sector, sobre todo ASTIC y CETM, han alertado ante esta diferenciación. Consideran que el no incluir a los autónomos en la normativa supone una distorsión de la competencia, puesto que podrán trabajar y conducir más tiempo. Aseguran que, de esta forma, se incumple uno de los objetivos perseguidos por la directiva: garantizar la seguridad de los profesionales. También explican que habrá un desplazamiento del trabajo hacia los autónomos, con lo que se beneficiará la atomización del sector, otro de los males que quería erradicar la Administración.

La parte contraria
El propio Gobierno español ha presentado un recurso en Bruselas para echar atrás la normativa. En este caso, lo que pretende la Administración es que nunca se incluya a los autónomos en estos tiempos de trabajo, pues cree que se atentaría contra su libertad a la hora de gestionar su propio negocio.

Incluso los sindicatos se oponen a la directiva. Estos aseguran que, con ella, se elimina margen de negociación entre las partes y que, además, se lesiona la contratación de asalariados.

Sin embargo, hay un apartado de la normativa en el que todos coinciden: abolición de restricciones nacionales al tráfico de transportes.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.