El transporte público sube un 6 por ciento

Las tarifas del transporte público para el año que viene subirán un 6 por ciento, lo que ha provocado airadas críticas entre las asociaciones de consumidores y usuarios. El incremento en el precio del carburante, el aumento de ciertas inversiones y la deuda de Mintra (Madrid Infraestructuras del Transporte) son las razones que el Gobierno regional esgrime para justificar este ascenso.

Los diez consejeros que la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid tienen en el Consorcio Regional de Transportes han aprobado una subida media del 6 por ciento en las tarifas para 2005. Otros seis consejeros (pertenecientes a la Administración central, los sindicatos, la Federación de Municipios de Madrid y los usuarios) han votado en contra, ya que consideran “desproporcionado e incomprensible" este aumento, que duplica la previsión del IPC para el año que viene. El consejero de Transportes, Francisco Granados, ha justificado el alza mediante tres razones: la subida experimentada por el precio del petróleo (lo que ha incrementado el importe de los carburantes), el aumento de las inversiones previstas para 2005 y el pago, por parte de los usuarios, de la mitad de la deuda que soporta la empresa pública Mintra (Madrid Infraestructuras del Transporte). Esta compañía fue creada para acometer las ampliaciones del metro y, especialmente, el Metrosur. Ahora, se ha convertido en el punto más polémico de la subida de tarifas.Eurostat, oficina de estadística de la Unión Europea, no aprueba que la deuda acumulada por esta empresa, que asciende a 2.500 millones de euros, no compute en las cuentas de la Comunidad. Si la entidad quiere seguir obteniendo fondos y subvenciones de la UE, los viajeros tendrán que sufragar, al menos, el 50 por ciento de esta cantidad.

Según Granados, Pedro Solbes, ministro de Economía, pretende cargar a la Comunidad con la obligación de la empresa pública, “argumentando que las tarifas no cubren el 50 por ciento del coste real del servicio que presta". Sin embargo, fuentes del Ministerio afirman que Eurostat ha certificado por sí misma esta premisa, por lo que Mintra no puede ser considerada una empresa pública. Así, perdería las ayudas de la Unión Europea. Granados cree que la intención del PSOE es “boicotear la construcción del metro".El metrobús, empleado por un tercio de los usuarios del transporte público, subirá un 8,4 por ciento, por lo que su importe pasará de los 5,3 a los 5,8 euros.
El billete sencillo combinado registrará el mayor incremento en su precio, que llegará a los 1,30 euros, tras adoptar un alza del 13 por ciento. Con este título podremos circular por dos redes de transportes distintas, como el autobús o el Metrosur.
El importe del abono transporte para adultos (entre 21 y 65 años), empleado por el 60 por ciento de los viajeros, aumentará un 7,4 por ciento de media. Los jóvenes y los pensionistas se beneficiarán de una “congelación" en las tarifas de sus títulos, pues la subida no superará el 3,6 por ciento establecido para el IPC.
El Consorcio creará un nuevo billete sencillo, con el que sólo se podrá viajar en una red (una zona de metro, una línea de autobús de la Empresa Municipal de Transportes…). Su coste será de 1 euro. A partir de marzo, cuando se adapten las máquinas expendedoras, también podrá emplearse en Metrosur.
El abono turístico no experimentará variación en sus precios, al ser de nueva creación (se puso a la venta el 1 de noviembre). Los representantes de los consumidores y usuarios en el Consorcio Regional de Transportes de Madrid y los portavoces de la Federación de Municipios de Madrid han tachado de “brutal y abusiva" esta subida de tarifas, que entrará en vigor el 1 de enero.

Según el representante de los consumidores, Eustaquio Jiménez, el incremento triplica la revisión salarial, que será, como mucho, de un 2 por ciento para 2005. “Los usuarios del abono transportes de la zona C tendrán que destinar el sueldo de un mes para comprar el título anual", ha indicado Jiménez. A su juicio, la responsabilidad del alza en las tarifas recae sobre Mintra. Aunque es cierto que el carburante también ha aumentado su precio, éste se paga en dólares y la revalorización del euro matiza este incremento. “El combustible sólo influye en los autobuses, no en el metro o el tren de Cercanías, que funcionan con electricidad. Este tipo de energía subirá, aproximadamente, un 2 por ciento", ha señalado.

Por su parte, el portavoz de la FMM, Eugenio Morales, ha explicado que “en los presupuestos presentados en octubre estaba planificada una subida del 3,6-3,7 por ciento. La Comunidad de Madrid dice ahora que el alza del 6 por ciento se debe al precio de los carburantes, a la deuda de Mintra y a la ampliación de la red de metro. Sin embargo, las actuaciones en las infraestructuras ya estaban previstas, mientras que el combustible es más caro desde octubre. El único factor nuevo es la deuda de la compañía, que tiene un agujero presupuestario que el Gobierno regional quiere trasladar a todos los ciudadanos, a través de las tarifas", ha añadido. Morales también ha asegurado que la subida es “una agresión a los usuarios del transporte público en una ciudad colapsada" y que “no se justifica con una mejora en el servicio". De hecho, “el metro hará menos viajes en 2005, mientras que la EMT reducirá la velocidad media de sus autobuses debido a las obras", ha apuntado.La Unión de Cooperativas de Consumidores y Usuarios de Madrid (ASGECO-UNCUMA) ha exigido una subida de tarifas no superior al IPC, que en Madrid ha sido del 3,1 por ciento hasta noviembre.

En los últimos diez años, las tarifas del transporte público en Madrid se han incrementado un 43 por ciento. El pleno municipal de febrero debatirá el Plan Especial del proyecto de remodelación del eje Prado-recoletos, cuyas obras comenzarán en 2006. De momento, se ha demolido la gasolinera del Paseo del Prado, lo que permitirá recuperar una zona de 463 m2. Las restricciones de tráfico previstas se solucionarán con la remodelación de la M-30, según el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón.