El transporte público se une a la lucha contra la indisciplina viaria

Los inspectores de autobuses públicos de Barcelona serán habilitados para poder denunciar el aparcamiento en el carril bus y en las paradas de este transporte colectivo.

La Guardia Urbana de Barcelona contará con la ayuda de los inspectores de los autobuses públicos en su lucha contra el estacionamiento indebido. Los inspectores podrán formalizar denuncias por el aparcamiento en el carril bus o en las paradas del transporte público.
Entre 40 y 50 empleados de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) irán armados con un talonario de denuncias a partir de finales de este año o principios del próximo. Los trabajadores del transporte colectivo deberán fotografiar a los vehículos mal estacionados o aparcados en el carril bus para poder tramitar la denuncia y la posterior multa al infractor.
Esta actuación coordinada entre el TMB y la Guardia Urbana está todavía pendiente de algunos detalles, en principio se plantea que las denuncias de los inspectores se envíen regularmente al Institut Municipal d¿Hasinda, para que se aplique la multa. La cuestión legal radicará en la presunción de veracidad, similar a la de un agente de la autoridad, que los inspectores de autobuses deberán tener para formalizar las denuncias.