El transporte, líder de contaminación en Europa

El tráfico es el principal causante de la contaminación en Europa, pero también es el principal consumidor de energía y, sobre todo, uno de los sectores que más trabajo da en el continente y que más aporta al producto interior bruto de los diferentes países.

La Agencia Europea de Medio Ambiente acaba de publicar un estudio acerca de la situación en territorio de Unión Europea en relación con la contaminación. Según este estudio, el consumo de energía en el transporte (por carretera y aéreo) se ha incrementado en los últimos quince años cerca de un 50 por ciento respecto a la evolución de otros sectores. Por ello, se considera que el transporte es el sector más contaminante de todos los sectores económicos, "a pesar de los esfuerzos de los políticos y del propio sector por tener más en consideración los problemas medioambientales."

Pero lo más grave es que la evolución de esta contaminación no parece sostenible, lo que implica una situación, a medio plazo, insostenible. El transporte es culpable de un 24 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono, principal causante del efecto invernadero. Pero no sólo la contaminación atmosférica preocupa en Europa. Según el informe, más del 30 por ciento de la población está expuesta a niveles de ruido, provocado por el tráfico, que pueden resultar molestos e incluso perjudiciales para la salud.

Los datos del estudio no son todos tan críticos, también se refleja que las emisiones contaminantes que causan el llamado "smog" (humo blanquecino que tiene compuestos orgánicos volátiles y los óxidos de nitrógeno) han disminuido un 25 por ciento entre 1990 y 1998, respecto a los años precedentes.

El estudio, titulado TERM 2001, es el segundo de este tipo que se ha elaborado en el Marco del Mecanismo de Información sobre el Transporte y el Medio Ambiente.

La publicación del Libro Blanco, que orientará las políticas medioambientales de la Unión Europea en los próximos años, estaba prevista para hoy. Debido a los actos terroristas contra Estados Unidos, dicha presentación ha sido pospuesta, según informa la página oficial de la Unión Europea.

Por otra parte, la Unión Europea ha anunciado un aumento en los impuestos sobre gasolinas en nuestro país. España, junto con Grecia, Luxemburgo y Portugal, guarda fuertes diferencias en cuanto a dichos impuestos con el resto de países comunitarios. La recaudación procedente de estos impuestos será destinada al desarrollo de medios de transporte alternativos y más ecológicos que el automóvil y el avión. De todas formas, el Gobierno español está en contra de estos incrementos, ya que sería una medida claramente impopular para la Administración de José María Aznar.